sábado, 28 de noviembre de 2009

CONVIVENCIA EN EL GRUPO




AYER PREPARAMOS UN PEQUENIO CONVIVIO, EN DONDE SE DA LA BIENVENIDA A LOS NUEVOS INTEGRANTES Y BUENO, APROVECHANDO LA OCASION FESTEJAMOS EL CUMPLE DE ANGEL, UN COMPANIERO QUE ASISTE Y LA PASAMOS MUY A GUSTO, HUBO DE TODO UN POCO Y LO QUE NO PUDO FALTAR FUE LA ALEGRIA Y LAS COSAS PADRES QUE APRENDEMOS DIA CON DIA, BUENO Y ACA LES DEJO LA MUESTRA

martes, 24 de noviembre de 2009

UNA NIÑA EN BRAZOS DE SU MADRE

LOAS A MARÍA DE SANTA TERESITA DEL NIÑO JESUS


POR QUE TE AMO, MARÍA

1 Cantar, Madre, quisiera
por qué te amo .
Por qué tu dulce nombre
me hace saltar de gozo <1> el corazón,
y por qué el pensamiento de tu suma grandeza
a mi alma no puede inspirarle temor.
Si yo te contemplase en tu sublime gloria,
muy más brillante sola
que la gloria de todos los elegidos juntos,
no podría creer que soy tu hija,
María, en tu presencia bajaría los ojos...
2 Para que una hija pueda a su madre querer,
es necesario que ésta sepa llorar con ella,
que con ella comparta sus penas y dolores.
¡Oh dulce Reina mía,
cuántas y amargas lágrimas lloraste en el destierro
para ganar mi corazón, ¡oh Reina!
Meditando tu vida
tal como la describe el Evangelio,
yo me atrevo a mirarte y hasta a acercarme a ti.
No me cuesta creer que soy tu hija,
cuando veo que mueres,
cuando veo que sufres
como yo <2>.
3 Cuando un ángel del cielo te ofrece ser la Madre
de un Dios que ha de reinar eternamente,
veo que tú prefieres, ¡oh asombroso misterio!,
el tesoro inefable de la virginidad.
Comprendo que tu alma, inmaculada Virgen,
le sea a Dios más grata
que su propia morada de los cielos.
Comprendo que tu alma, humilde y dulce valle,
contenga a mi Jesús, océano de amor <3>.
4 Te amo cuando proclamas
que eres la siervecilla del Señor,
del Señor a quien tú con tu humildad cautivas.
Esta es la gran virtud que te hace omnipotente
y a tu corazón lleva la Santa Trinidad.
Entonces el Espíritu, Espíritu de amor,
te cubre con su sombra,
y el Hijo, igual al Padre,
se encarna en ti...
¡Muchos habrán de ser
sus hermanos
pecadores
para que se le llame: Jesús, tu primogénito!
5 María, tú lo sabes: como tú <4>,
no obstante ser pequeña, poseo y tengo en mí
al todopoderoso.
Mas no me asuste mi gran debilidad,
pues todo los tesoros de la madre
son también de la hija,
y yo soy hija tuya, Madre mía querida.
¡Acaso no son mías tus virtudes
y tu amor también mío?
Así, cuando la pura y blanca Hostia
baja a mi corazón,
tu Cordero, Jesús, sueña estar reposando
en ti misma, María.
6 Tú me haces comprender, ¡oh Reina de los santos!,
que no me es imposible caminar tras tus huellas.
Nos hiciste visible
el estrecho camino que va al cielo
con la constante práctica de virtudes humildes.
Imitándote a ti,
permanecer pequeña es mi deseo,
veo cuán vanas son las riquezas terrenas.
Al verte ir presurosa a tu prima Isabel,
de ti aprendo, María,
a practicar la caridad ardiente.
7 En casa de Isabel escucho, de rodillas,
el cántico sagrado, ¡oh Reina de los ángeles!,
que de tu corazón brota exaltado <5>.
Me enseñas a cantar los loores divinos,
a gloriarme en Jesús, mi Salvador.
Tus palabras de amor son las místicas rosas
que envolverán en su perfume vivo <6>
a los siglos futuros.
En ti el Omnipotente obró sus maravillas,
yo quiero meditarlas y bendecir a Dios.
8 A san José, que ignora
el milagro asombroso
que en tu humildad <7> quisieras ocultar,
tú le dejas llorar cerca del tabernáculo
donde se oculta y vela
la divina beldad del Salvador.
¡Oh, cuánto amo, María, tu elocuente silencio!
Es para mí un concierto muy dulce y melodioso,
que canta a mis oídos la grandeza,
y hasta la omnipotencia,
de un alma que su auxilio sólo del cielo espera...
9 Luego, en Belén, os veo, ¡oh María y José!,
rechazados por todos.
Nadie quiere acoger en su posada
a dos pobres y humildes forasteros.
¡Sólo para los grandes tienen sitio...!
Y en un establo mísero, rudo y destartalado,
tiene que dar a luz la Reina de los cielos
a su Hijo Dios.
¡Madre del Salvador,
qué amable me pareces, qué grande me pareces
en tan pobre lugar!
10 Cuando veo al Eterno en vuelto en los pañales
y oigo el tierno vagido del Verbo entre las pajas,
¿podría yo, María, en ese instante,
envidiar a los ángeles?
¡Su Señor adorable es mi hermano querido!
¡Cómo te amo, María, cuando en nuestra ribera
abres para nosotros esa divina Flor!
¡Cómo te amo, Virgen, cuando escuchas
a los simples pastores, y a los magos,
y guardas y meditas todo eso
dentro del corazón!
11 Te amo cuando te mezclas con las demás mujeres
que dirigen sus pasos al templo del Señor.
Te amo cuando presentas al Niño que nos salva
al venerable anciano que le toma en sus brazos.
Al principio yo escucho sonriendo
su cántico, mas pronto sus acentos
hacen correr mis lágrimas.
Hundiendo en el futuro su mirada profética,
Simeón te presenta la espada del dolor.
12 ¡Oh Reina de los mártires, la espada dolorosa
traspasará tu pecho
hasta la tarde misma de tu vida!
Ya te ves obligada
a abandonar el suelo de tu patria
por escapar, huyendo,
del furor sanguinario de un envidioso rey.
Jesús duerme tranquilo
bajo los suaves pliegues de tu velo
cuando José te advierte que hay que partir aprisa.
Y es pronto tu obediencia:
tú partes sin demora y sin razonamientos.
13 En la tierra de Egipto, me parece, ¡oh María!,
que, a pesar de vivir en la suma pobreza,
lleno de gozo y paz vive tu corazón.
¿Qué te importa el destierro? ¿No es, acaso, Jesús
la patria de las patrias, la más bella?
Poseyéndole a él, tú posees el cielo.
Mas en Jerusalén, una amarga tristeza
te envuelve y, como un mar, tu corazón inunda.
Por tres días Jesús se esconde a <8> tu ternura,
y entonces si, sobre tu vida cae
un oscuro, implacable, riguroso destierro.
14 Por fin logras hallarle, y al tenerle,
rompe tu corazón en transporte amoroso.
Y le dices al Niño, encanto de doctores:
«Hijo mío, ¿por qué has obrado así?
Tu padre y yo, con lágrimas, te estábamos buscando».
Y el Niño Dios responde, ¡oh profundo misterio!,
a la Madre querida que hacia él tiende los brazos:
«¿A qué buscarme, Madre? ¿No sabías, acaso,
que en las cosas que son del Padre mío
he de ocuparme ya?»
15 Me enseña el Evangelio que sumiso
a María y José permanece Jesús,
mientras crece en sabiduría.
¡Y el corazón me dice
con qué inmensa ternura a sus padre queridos
él obedece siempre!
Ahora es cuando comprendo el misterio del templo,
las palabras ocultas del amable Rey mío:
Tu dulce Niño, Madre,
quieres que seas tú el ejemplo vivo
del alma que le busca
a oscuras, en la noche de la fe.
16 Puesto que el Rey del cielo quiso ver a su Madre
sometida a la noche,
sometida a la angustia
del corazón <9>,
¿será, acaso, merced sufrir aquí en la tierra?
¡Oh, sí...! ¡Sufrir amando es la dicha más pura <10>!
Puede tomar de nuevo Jesús lo que me ha dado,
dile que por mí nunca se moleste.
Puede, si a bien lo tiene, esconderse de mí,
me resigno a esperarle
hasta que llegue el día sin ocaso
en el que para siempre se apagará mi fe <11>...
17 Yo sé que en Nazaret, Virgen llena de gracia,
viviste pobremente sin ambición de más.
Ni éxtasis ni raptos ni milagros
tu vida hermosearon, ¡Reina de los electos!
Muchos son en la tierra los pequeños,
y ellos pueden alzar, sin miedo, a ti los ojos.
Por el común camino, oh Madre incomparable,
caminas tú, guiándonos al cielo!
18 Vivir contigo quiero, Madre amada,
a la espera del cielo,
seguirte en el destierro día a día.
En tu contemplación yo me hundo absorta,
y de tu inmenso corazón descubro
los abismos de amor.
Tu maternal mirada desvanece mis miedos,
y m enseña a llorar, y me enseña a reír.
Lejos de despreciar las fiestas de la tierra,
las fiestas que son santas,
tú, Madre, las comparte y bendices.
19 Al ver que los esposos de Caná
no pueden ocultar al gran apuro
en que se encuentran por faltarles vino,
con maternal solicitud acudes
al Salvador, tu Hijo,
de su poder divino esperando la ayuda.
Jesús parece rechazar tu súplica
en un primer momento:
«Mujer, ¿qué no importa esto a ti y a mí?»
Mas de su corazón allá en el fondo
madre suya te llama,
y para ti y por ti Jesús realiza
su milagro primero.
20 Te veo un día, Madre, en la colina,
entre los pecadores <12> que escuchan la palabra
de aquel que más nadie
desea recibirles a todos en el cielo.
Alguien dice a Jesús que quieres verle.
Entonces él, Hijo divino tuyo, ante la gente
muestra lo inmensamente que nos ama:
«¿Quién es mi hermano -dice-, quién mi hermana,
y mi madre quién es, sino el que cumple
mi voluntad en todo?»
21 Al escucharle, tú, Virgen inmaculada,
¡oh Madre, la más tierna!,
no te entristeces <13>, antes bien te alegras
de que nos haga comprender entonces
que aquí abajo, en la tierra, nuestra alma
se hace familia suya.
¡Oh, sí, te alegras, Virgen, de que él nos dé su vida,
el tesoro infinito de su divinidad!
¿Cómo no amarte y bendecirte, viendo
en ti tanto amor, tanta humildad?
22 Tú nos amas, María, como Jesús nos ama,
por nosotros aceptas verte alejada de él.
Amar es darlo todo, darse incluso a sí mismo:
quisiste demostrarlo quedando con nosotros
como fuerte y visible ayuda nuestra.
¡Conocía Jesús tus íntimos secretos
y la inmensa ternura
de tu divino corazón de madre!
Te nos dejó a nosotros,
como refugio fiel de pecadores,
cuando, para esperarnos en el cielo,
abandonó la cruz.
23 Te me apareces, Virgen,
en la sombría cumbre del Calvario,
de pie junto a la cruz,
igual que un sacerdote en el altar,
ofreciendo tu Víctima,
tu Jesús amadísimo,
nuestro dulce Emmanuel,
para desenfadar la justicia del Padre.
Un profeta lo dijo, ¡oh Madre desolada!:
«¡No hay dolor semejante a tu dolor!»
¡Oh Reina de los mártires, quedando en el destierro,
prodigas por nosotros
toda la sangre de tu corazón!
24 La casa de san Juan se hace tu único asilo,
de Zebedeo el hijo reemplaza a tu Jesús...
Y es éste ya el último detalle
que nos da el Evangelio <14,
de la Virgen María no vuelve ya a hablar más.
Pero, Madre querida, su silencio profundo
¿acaso no revela
que el Verbo eterno -él mismo- cantar quiere
de tu vida los íntimos secretos,
para gozosa gloria de tus hijos,
los santos moradores de la patria del cielo?
25 Yo escucharé muy pronto esa dulce armonía,
iré muy pronto a verte en , el hermoso cielo.
Tú que viniste a sonreírme, Madre,
en la suave mañana de mi vida,
ven otra vez a sonreírme ahora...,
pues ha llegado ya de mi vida la tarde.
No temo el resplandor de tu gloria suprema <16>,
he sufrido contigo,
y ahora quiero
cantar en tus rodillas, Virgen, por qué te amo
¡y repetir por siempre y para siempre
que yo soy hija tuya...!
La pequeña Teresa...

ENTERAMENTE POR GRACIA

La luz que he recibido de Dios coloca este importante tema más allá de todo
interrogante en mi mente. La justificación es enteramente por gracia y no se
consigue por ninguna obra que el hombre caído pueda realizar. El punto ha sido
presentado delante de mí con claridad, que si el hombre rico tiene dinero y
posesiones, y los ofrenda al Señor se introducen ideas falsos que estropean la
ofrenda por pensar que merece el favor de Dios, que el Señor está obligado a
considerarlo con especial benevolencia en virtud de su donación.
Ha sabido muy poca instrucción clara sobre este punto. El Señor le ha prestado al
hombre sus propios bienes en depósito -- medios que El requiere que le sean
devueltos cuando su providencia lo manifieste y la edificación de su causa lo
demande. El Señor, dio el intelecto. Dio la salud y la capacidad para obtener
ganancias terrenales. Creó las cosas de la tierra. Manifiesta su poder divino para
desarrollar todas sus riquezas. Son sus frutos, de su propia labranza. El dio el sol,
las nubes, las lluvias, para hacer que la 19 vegetación floreciera. Como siervos
empleados por Dios, ustedes recogieron en su mies a fin de satisfacer sus
necesidades de una manera económica y conservar el saldo a disposición de
Dios. Pueden decir con David: "Pues todo es tuyo, y de lo recibido de tu mano te
damos" (1 Crón. 21: 14). Así que la satisfacción del mérito de la criatura no puede
consistir en devolver al Señor lo que es suyo, porque siempre, fue su propiedad
para ser usada según El en su providencia lo indicara.

PORQUE NO HONRAMOS A DIOS CON EL CORAZON?


La oración es un hablar de corazón a corazón con Dios...La oración bien hecha toca el corazón de Dios y le incita a escucharnos. Cuando oramos que sea todo nuestro ser que se vuelve hacia Dios: nuestros pensamientos, nuestro corazón... el Señor se dejará doblegar y vendrá a ayudarnos...
Ora y espera. No te turbes; la agitación no sirve para nada. Dios es misericordioso y escuchará tu suplica. La oración es nuestra mejor arma: es la llave que abre el corazón de Dios. Es necesario que te dirijas a Jesús mucho más con el corazón que con los labios.

VOLUNTAD


Hay veces que que nos cuesta tanto seguir la voluntad de Dios.....estamos haciendo siempre un gallito o pensamos que lo que queremos o como lo queremos es su voluntad...nos revelamos, perdemos la paz e incluso nos alejamos un poco de su camino.....
Que fácil sería todo si aceptáramos con docilidad lo que nos toca vivir día a día.....y cada contratiempo que van apareciendo durante el, sería una manera de decirle a Dios....."Que se haga tu voluntad, no la mía..."...alejar la "Ojalatería" de nosotros, que tanto mal nos hace....y sonreír más....
Llegar a llevar nuestro día con alegría, pese a todo, nos hace más cercanos a Dios, a las personas que nos rodean y aunque quizás nunca hagamos algo extraordinario, ni grandes cambios, ni ganado luchas increíbles....pero con una sonrisa o un simple gesto de amabilidad aportamos con un granito.
En lo personal creo que poder llevar un sonrisa, aunque no estemos bien ( no me refiero a ser falsa...), es una lucha por vencer la tristeza que nos aleja de Dios.
Debemos ver nuestro día, nuestra vida entregando esa alegría, como diría "San Alberto Hurtado....contento, Señor contento...".....
La Vida es un regalo, somos parte de su Amor y quiere que libremente lo sigamos.....que nuestra huella en este camino sea de entrega, de alegría.....de un Sí a Dios....
Docilidad y amor...
De que sirve decir bueno, si por dentro lucho por mis ideas, me enojo....o lo hago sin ganas....
Decir sí, es hacerlo con todo lo mío, con un real abandono en Dios.....
Hay una canción que me encanta...no sé como se llama, pero la idea es que sea yo quien deje de existir y viva Él en mí....
MORIR PARA PODER VIVIR..!!!!!!

BUSCA LA PAZ


No te inquietes . Busca la paz

No te inquietes por las dificultades de la vida, altibajos, por sus decepciones,
por su porvenir más o menos sombrío.
Quiere lo que Dios quiere.

Ofrécele en medio de tus inquietudes y dificultades
el sacrificio de tu alma sencilla que, pese a todo,
acepta los designios de su providencia.

Poco importa que te consideres un fracasado
si Dios te considera plenamente realizado a su gusto.
Piérdete confiando ciegamente en ese Dios
que te quiere para sí.
Y que llegará hasta ti,
aunque jamás le veas.

Piensa que estás en sus manos,
tanto más fuertemente agarrado,
cuanto más decaído y triste te encuentres.

Vive feliz. Te lo suplico.
Vive en paz.
Que nada te altere.
Que nada sea capaz de quitarte tu paz.
Ni la fatiga psíquica. Ni tus fallos morales.
Haz que brote, y conserva siempre sobre tu rostro
una dulce sonrisa,
reflejo de la que el Señor
continuamente te dirige.

Y en el fondo de tu alma coloca, antes que nada,
como fuente de energía y criterio de verdad,
todo aquello que te llene de la paz de Dios.

Recuerda:
cuanto te reprima e inquiete es falso.
Te lo aseguro en nombre de las leyes de la vida
y de las promesas de Dios.
Por eso, cuando te sientas
apesadumbrado,
triste,
adora y confía,
que Dios jamas nos abandona.

lunes, 23 de noviembre de 2009

CUANTO TIEMPO HACE QUE NO TE ARRODILLAS ANTE DIOS?


¿Qué hace alguien cuando se vuelve engreído? Se endereza, eleva cabeza y hombros y toda su figura. Todo en él dice: "Yo soy importante, yo soy grande". Yo soy más que los otros, más que tú aquí ante mí!" En cambio, alguien de disposición humilde se siente pequeño. Entonces inclina su figura. "Se humilla", dice el Señor. Más profundamente cuanto más grande es aquél que está ante él; más pequeño se estima ante sus propios ojos; más vivamente experimenta sus límites.

Pero, ¿dónde percibimos más claramente cuán pequeños somos sino cuando estamos ante Dios?

El gran Dios, el que existía ayer tanto como hoy y durante cientos y miles de años, porque Él es eterno. El que gobierna esta habitación y la ciudad, el amplio mundo y el espacio estelar inconmensurablemente. Todo es ante Él como un corpúsculo. El Dios santo, puro, justo y de majestad infinita. ¡Cuán grande es!

Y yo pequeño, tan pequeño… se podría decir: realmente pequeño, porque yo en general no me puedo comparar con Él… ¡porque yo soy nada ante Él! De aquí surge que de ninguna manera puede uno pararse orgullosamente ante Él. Uno podría empequeñecer la propia figura, para que no se alce tan arrogante. Ahora observa, el hombre ya ha ofrecido la mitad de su altura: se arrodilla. Y si esto no es todavía suficiente para su corazón podría incluso inclinarse.

Entonces dice la figura inclinada: ¡Tú eres el Dios grande, pero yo soy nada! Sin embargo no, esto sería de nuevo falso. Yo no soy nada sino "algo" incluso algo misteriosamente grande, pero por Él. La figura humana dice: yo soy tu misma imagen pensada, amada y creada por Ti, Tú eres mi origen.

Cuando dobles las rodillas, que no sea un gesto presuroso y vacío. Dale un alma. Pero el alma del arrodillarse implica que también interiormente el corazón se inclina con profundo respeto ante Dios. Con este profundo respeto que sólo puede ser demostrado a Dios: porque lo adora.

Cuando entres en la Iglesia, o la dejes, o pases frente al altar, arrodíllate con unción, lentamente, pues todo tu ser debe expresar: "¡mi gran Dios…!"

Esto es entonces humildad y verdad, y cada vez que esto ocurre hace buena a tu alma.

LA SOLEDAD DE DIOS, ESPERANDO TU RESPUESTA


"Jesús se ha quedado en la Hostia Santa para nosotros; para permanecer a nuestro lado, para sostenernos, para guiarnos. -Y amor sólo con amor se paga.

"-¿Como no habremos de acudir al sagrario, cada día, aunque sólo sea por unos minutos para llevarle nuestro saludo y nuestro amor de hijos y de hermanos?"(San Josemaría Escrivá de Balaguer, Surco, 686)

Cuanto se habla sobre el Alakrana,sobre la crisis, sobre los conflictos:Se habla, se habla...Bla,Bla,Bla, pero nadie habla de la soledad de aquel que siendo Dios, ha decidido quedarse entre nosotros. Allí está, en la soledad del Tabernaculo, en cualquier Iglesia, allí está Él, el tiene la solución, pero está solo. Mientras los creyentes no sepamos discernir la Eucarisía, mientra no sintamos la necesidad de estar con Él , de hablarle, el mundo seguirá loco. Era la luz verdadera, (luz) que viniendo a este mundo ilumina a todo hombre. Estaba en el mundo y por El fue hecho el mundo, pero el mundo no le conoció. vino a los suyos, pero los suyos no le conocieron.

Al principio era el Verbo, y el Verbo estaba en Dios, y el Verbo era Dios. El estaba al principio en Dios.
Todas las cosas fueron hechas por EL, y sin El no se hizo nada de cuanto ha sido hecho.

En El estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres. La luz, luce en las tinieblas, pero las tinieblas no la abrazaron.

Mas a cuantos le recibieron dioles poder de venir a ser hijos de Dios, a aquellos que creen en su nombre; que no de la sangre, ni de la voluntad carnal, ni de la voluntad de varón, sino de Dios son nacidos.

Y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros, y hemos visto su gloria, gloria como de Unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad.

Queridos amigos y, cuantos por azar lleguen a este blog, detenganse a leer de nuevo estas palabaras,copien lo que alguna les sugiera, vayan a donde haya un sagrario y mediten lo que han copiado.¡VALE LA PENA!



Te adoro con devoción, Dios escondido, oculto verdaderamente bajo estas apariencias.
A Ti se somete mi corazón por completo,
y se rinde totalmente al contemplarte.
Al juzgar de Ti, se equivocan la vista, el tacto, el gusto;
pero basta el oído para creer con firmeza;
creo todo lo que ha dicho el Hijo de Dios:
nada es más verdadero que esta palabra de verdad.
En la Cruz se escondía sólo la Divinidad,
pero aquí se esconde también la Humanidad;
creo y confieso ambas cosas,
y pido lo que pidió aquel ladrón arrepentido.
No veo las llagas como las vio Tomas
pero confieso que eres mi Dios:
haz que yo crea más y más en Ti,
que en Ti esperé y que te ame.
¡Oh memorial de la muerte del Señor!
Pan vivo que das vida al hombre:
concede a mi alma que de Ti viva
y que siempre saboree tu dulzura.
Señor Jesús, bondadoso Pelícano,
límpiame a mí, inmundo, con tu Sangre,
de la que una sola gota puede liberar
de todos los crímenes al mundo entero.
Jesús, a quien ahora veo oculto,
te ruego que se cumpla lo que tanto ansío:
que al mirar tu rostro cara a cara,
sea yo feliz viendo tu gloria. Amén

LA ALEGRIA DE SER NIÑO


Cuándo un niño ríe, ¿esconde algún secreto? ¿Es verdadera su risa? O por el contrario, está jugando al innoble juego de los mayores.
No. No miente ni cae en engaños. La risa de un niño es sana porque su vida es sana. Sus pensamientos son sanos y su corazón es sano.
Los niños, por su inexperiencia en la vida, son alegres y puros. La conciencia es un pesado lastre que no conocen aún y les permite obrar con la tranquilidad que les da el criterio propio. Sin prejuicios.
Esa alegría blanca, se la podría llamar libertad. Y esa libertad los lleva al seno mismo del Padre. Son parte del Padre, pues Dios no alberga el mal ni lo desea al hombre.
Con que facilidad un niño se decide a hacer cosas importantes. Sus inquietudes para el futuro son fantasías imposibles para los mayores. Son rápidos en el pensamiento y en las acciones y, como tal, quieren y deben ser tratados.
En cambio, los mayores, con ese afán de pensarlo todo dos o más veces, no disfrutamos de esa libertad. La tenemos, sí, pero está tan escondida y apurada por nuestras acciones que no la distinguimos. Vivimos enclaustrados bajo la fachada del qué dirán…, que hasta nos molesta, o nos avergonzamos, cuando “nuestro” niño, que llevamos dentro, sale a relucir.
Dios nos está invitando a ser de nuevo como ese niño que fuimos. A que la blancura de nuestras obras nos revele su presencia, pues nos tiene preparado un banquete divino y, sólo siendo como un niño, rápido y limpio de corazón, entraremos a disfrutarlo.
Yo deseo que todos los habitantes de mi pueblo vuelvan a ser como niños. Se dejen de disputas tontas e innecesarias y vivan la alegría de ser blancos de corazón. Nos sentiremos ligeros, sin penosas cargas que nos están entristeciendo y envileciendo.
De verdad, seamos como niños y nos estaremos acercando al reino de Dios.
“…dejad que los niños se acerquen a mí…” esa frase se dijo no para ser inconscientes, no. Ni para que seamos ciegos y sordos a la vida. Sino para que seamos de mentalidad fresca y confiemos en las palabras y obras de Dios.

NO HAY MANERA DE DAR GUSTO A LOS DEMAS


Seguramente todos ustedes han conocido personas a las que no hay manera de dar gusto… Hagas lo que hagas, les parecerá mal… Si les preguntas cómo están, te metes donde no te llaman; y si no les dices nada, resulta que no te preocupas por ellos… En fin… Pues ésta fue la experiencia de Jesús con sus contemporáneos… Y parece ser que es ésta la experiencia de Dios con nosotros…

Jesús acaba de elogiar a Juan Bautista, aunque siempre ha dejado claro que con él se cierra una etapa, la de la espera…

El evangelista Mateo aprovecha esta ocasión para transmitir otra de las tradiciones que circulaban sobre Juan, la que lo había catalogado como endemoniado dado su estilo de vida extremadamente austero. Jesús alude a esta crítica para hacer caer en la cuenta de que en realidad los dirigentes judíos no están en disposición de acoger a ningún mensajero de Dios… Dicen no aceptar a Juan porque es un endemoniado, pero resulta que tampoco aceptan a Jesús, pues lo catalogan de “comilón y borracho, amigo de publicanos y pecadores” (v. 19)… Parece ser que en el fondo la actitud es la de poner siempre excusas para no seguir el camino del Señor, sino para seguir nuestro propio camino, nuestra manera de ver las cosas…

Este episodio también refleja el hecho de que Jesús fue causa de escándalo por su comportamiento… Comer con publicanos y pecadores resultaba provocador… ¿Cómo podía ser mensajero de Dios alguien que se acercaba a aquellos que vivían de espaldas a Dios, que no cumplían la Torá, que incluso explotaban a sus hermanos?

Sí, amigos, Jesús es desconcertante… No se ajusta sin más a nuestros esquemas mentales, a nuestra obsesión de dividir el mundo en buenos y malos, en creyentes e increyentes, etc. Para él, todos somos hijos de Dios… Y Dios no es un Dios triste… Dios es el Dios de la fiesta, de la comunión, del compartir… Por eso, cabría preguntarnos, ¿a qué Dios seguimos?

Ojalá nuestro ser catolicos nos lleve a experimentar también internamente la alegría que sentía Jesús y, sobre todo, nos lleve a acercarnos a todos sin exclusiones, con el deseo de hacerles experimentar, también, que Dios es Dios de todos, sin excluir a nadie… Éste sería el mejor modo de “hablar bien” de Dios… Y esto sí que sería una buena noticia…

Y ojalá no seamos como aquellos niños de la plaza a quien no hay cómo complacer… Cuántas veces no hacemos más que quejarnos de Dios, de la Iglesia… Dejemos de recriminar tanto y sigamos el camino que Jesús nos propone.

Y DIOS DIJO...


Si nadie te ama, mi alegría es amarte.
Si lloras, estoy deseando consolarte.
Si eres débil, te daré mi fuerza y mi alegría.
Si nadie te necesita, yo te busco.
Si eres inútil, yo no puedo prescindir de ti.
Si estás vacío, mi ternura te colmará.
Si tienes miedo, te llevo en mis brazos.
Si quieres caminar, iré contigo.
Si me llamas, vengo siempre.
Si te pierdes, no duermo hasta encontrarte.
Si estás cansado, soy tu descanso.
Si pecas, soy tu perdón.
Si me hablas, trátame de tú.
Si me pides, soy don para ti.
Si me necesitas, te digo: estoy aquí dentro de ti.
Si te resistes, no quiero que hagas nada a la fuerza.
Si estás a oscuras, soy lámpara para tus pasos.
Si tienes hambre, soy pan de vida para ti.
Si eres infiel, yo soy fiel contigo.
Si quieres hablar, yo te escucho siempre.
Si me miras, verás la verdad en tu corazón.
Si estás en prisión , te voy a visitar y liberar.
Si te marchas, no quiero que guardes las apariencias.
Si piensas que soy tu rival, no quiero quedar por encima de ti.
Si quieres ver mi rostro, mira una flor, una fuente un niño.
Si estás excluido, yo soy afiliado.
Si todos te olvidan, mis entrañas se estremecen recordándote.
Si no tienes a nadie, me tienes a mi.
Si eres silencio, mi palabra habitará en tu corazón.

JOVENES


En este tercer milenio se dice que nuestros jóvenes no tienen referentes, buscan desesperadamente imágenes a las cuales aferrarse, iconos con los cuales identificarse, guías a los cuales seguir, lamentablemente los encuentran en artistas o gente de los medios de comunicación que son mentalmente adolescentes tan inestables e inmaduros como aquellos chicos detrás de las pantallas.

Por otro lado, en nuestras iglesias decimos muchas veces que los jóvenes son el futuro, eso quiere decir que si son el futuro, no nos preocuparemos de ellos ahora sino en el futuro.
Hubo un joven en el Nuevo testamento, aparece en el libro de Los Hechos, su nombre era Juan Marcos, acompañó a dos superhéroes de la fe, Bernabé y Pablo, al primer viaje misionero patrocinado por la Iglesia de Antioquía, pero en el camino este joven los abandonó y se volvió a Jerusalén.

Pasaron cerca de dos años y cuando estos gigantes de la fe quisieron hacer un segundo viaje misionero, Bernabé decide tomar nuevamente a Juan Marcos como ayudante (Era lógico entenderlo, pues era su sobrino), pero Pablo no está de acuerdo y se produce una discusión que alcanza un tenor tan alto que estos amigos se separan.

Gracias a Dios la historia no terminó ahí para Juan Marcos, pues años después se reconcilia con Pablo, y Pedro lo toma como su Hijo Espiritual.

¡Quién lo iba a pensar! Este joven como muchos, pudo haber quedado varado en el camino, haber hipotecado su futuro y tirando la toalla, derrumbarse en el fracaso, pero no, tuvo a Bernabé, que creyó en él, y qué curioso, pues justamente Bernabé significa “Hijo de Consolación”.

Hoy, muchos chicos abandonan nuestras iglesias, deciden claudicar su compromiso y tirar su fe por la borda, pues cuando fracasan en su vida espiritual no hay a su lado “Hijos de Consolación” que crean y se la jueguen por ellos, no tienen “Rocas” o Pedros en el camino para aferrarse cuando todo se vuelve inestable.

Hoy, cuando leo los evangelios y me topo con el segundo en orden, llamado “Evangelio de Marcos” me pregunto, ¿Qué pasaría si Marcos hubiese quedado solo enfrentando sus luchas, combatiendo en el más completo abandono sus propios gigantes? Si hubiese pasado eso, me aventuraría a decir que hoy tendríamos sólo Tres Evangelios.

¿Cuantos “evangelios” en nuestra actualidad han quedado sin escribir? ¿Cuantas hazañas no podremos nunca escuchar? ¿Cuantas victorias no podremos nunca celebrar? pues hemos relegado a nuestros jóvenes a un grupo sin mayor importancia y nos hemos privado de generaciones enteras de héroes que murieron en el silencio y alejados de Dios.
Por eso, repitamos como Pablo al decirle a Timoteo:
“Te ruego que me traigas a Marcos, pues me es útil en el ministerio”.

CONFESIONES DE UN LIDER


LAS CONFESIONES DE UN LÍDER JUVENIL

¡Ay, que duro es ser líder juvenil, que duro es ser pastor de jóvenes!

Pues trabajar con jóvenes no es lo mismo que trabajar con niños.

Los niños cuando son pequeños, son tan tiernos que dan ganas de comértelos, pero cuando llegan a ser adolescentes uno se pregunta porqué no se los comió, pues te arruinan la vida.

¿A cuántos de ustedes no les gustaría contar en sus iglesias con jóvenes leales, como Sam a Frodo o Robin a Batman?, pero te encuentras con jóvenes que tienen complejo de foto, pues primero son NEGATIVOS y después se REBELAN los desgraciados.

¿A cuántos de ustedes no les gustaría tener jóvenes espirituales, pero tienes a estos otros que son como una “pechuga de pollo”: Pura carne.

¿A cuántos de ustedes no les gustaría tener jóvenes amantes de la luz… pero tienes a otros que son amantes de la luz, de la juanita, de la rosita, etc.

¡Jóvenes con Dones espirituales! Y no como estos que…CONDONES andan trayendo en el bolsillo de los jeans.

Jóvenes entregados al Señor, pero a veces tienes que asegurarte bien de que su espiritualidad sea honesta y no una burda imitación.
Como aquel joven que oraba fervientemente- “Señor te doy la Gloria, dame la Victoria”. Cualquiera diría que este muchachito es un joven muy espiritual, pero este infeliz en realidad estaba sentado al lado derecho de su novia “Gloria” y al lado izquierdo de la amiga de su novia, “Victoria”. Por eso que oraba tan ferviente –“Señor te doy la Gloria… dame la Victoria”-

Y hablando de espiritualidad responsable, no faltan aquellos que aluden a tener sólidas vidas de oración, como aquel a quien su Pastor le preguntó a qué hora se levantaba a orar y él dijo:
-Bueno… eje… mmmm…ehhh…ahhh…me levanto como a las TRES.
Es decir, cuando ya es medio día, me digo a mí mismo, Levántate, a las una, a las dos y a las TRES-

O el otro que cuando le dicen que debe interceder por sus amigos del ministerio juvenil, al llegar la noche se arrodilla y dice:
-Ya Señor ¡UN, DOS, TRES por mí y por todos mis compañeros!- Y se queda dormido el infeliz.

O como a otro que le preguntaron, qué tipo de pasión movía su corazón, el cual respondió: -Mi corazón es movido por una pasión Evangélica-
¡Claro! Y quién no, si las dos hijas del Pastor se llaman justamente una Eva y la otra Angélica. ¡¡¡Eran las hermanas Eva Angélica!!!

Y no falta aquel que mientras toda la congregación canta la alabanza “manda la lluvia”, éste canta una alabanza especial titulada “manda la Rubia”.

Por último, es inevitable no contar en tus filas a aquel que en vez de orar: “Señor, heme aquí, envíame a mí” dice “Señor, Heme aquí, envíamela a mí”.

También depende de los recursos con que cuentas para el ministerio juvenil, pues no es lo mismo tener un ministerio juvenil en una iglesia acomodada, como en una iglesia pobre.

Me ha tocado ver ministerios con mucho dinero y recursos, tanto así, que el pastor cuando llega a la iglesia, ¿creen ustedes que lo hace caminando o en un coche? ¡¡¡No!!! Llega en helicóptero. Cuando predica le dice a la congregación: -Hermanos el pasaje de hoy se encuentra en el Evangelio de Juan, así que abran sus Laptops en Juan1:1.

Tanto es el dinero que tienen, que un día una muchacha muy afligida se acercó a su Padre y le dijo sollozando: -Papi, tengo que contarte algo… perdí mi virginidad. A lo que el Padre sin angustia le dijo: -Pero no importa, yo te compro otra, te hago un cheque… ¡Eso es el colmo! Por eso digo que le Dinero no hace la felicidad… la compra.

Con esos recursos ni imaginar las que uno puede hacer en el ministerio juvenil.

Como la vez que visité ese ministerio juvenil que tenía tanto dinero que sin problemas tenían ¡Tres escenarios simultáneos! En un escenario un trío entre Marcos Witt, Ricardo Montaner y Marylin Manson, en el segundo escenario el Show de Dante Gebel y en el tercer escenario una lucha de Sumo entre Benedicto XVI y Billy Graham.

Por otro lado también conozco esas iglesias pobres y esos ministerios juveniles tan precarios, pero con mucho deseo de hacer cosas nuevas.

Es más, les contaré una indiscreción, yo vengo de una población muy pequeña y pobre, era tan pequeña que todos decían que era un lugar de primera… pues si ponías segunda en el auto, lo pasabas inmediatamente.

Obviamente el ministerio juvenil era muy pobre, era tan ordinario el ministerio juvenil que llegaba a ser EXTRAordinario!!!

El predicador no tenía dinero para una Biblia, así que cuando predicaba lo hacía con pancitos de vida.

En verdad éramos pobres, tanto así que no nos alcanzaba ni para reprender demonios, así que reprendíamos puros Pokemones.

No sólo el factor económico influye en un ministerio juvenil, además está el tipo de liderazgo, por ejemplo yo veo dos extremos en los tipos de liderazgo actuales, está el liderazgo demasiado administrativo y el liderazgo demasiado improvisado.

Estos dos tipos de liderazgo los relaciono con dos actividades muy orgánicas y cotidianas, por ejemplo el Liderazgo demasiado administrativo lo relaciono con ir al Baño,
- El líder llega a su lugar de trabajo con una “Gran Carga”.
- Se “Sienta”, espera que “Todo le saaaaaalga bien”.
- Y una vez terminado, se “Enfrasca en papeleos y papeleos” para luego sentirse con un “Gran peso menos”.

En la otra esquina relaciono al Liderazgo demasiado improvisado con meterse los dedos en la nariz.
- El improvisado enfrenta la situación casi por instinto como el meterse un dedo en la nariz.
- Trata de ser más profundo, pero no puede al intentar meter su dedo hasta el fondo de la nariz buscando, pero no puede más.
- Y cuando cree tener la situación en sus manos, le da vueltas y vueltas, pues no está preparado, y es el rey de la improvisación.
- Pero lo más terrible es que este desgraciado piensa que lo que hace puede servir de provecho para los demás, pero al final todos nos damos cuenta que su improvisación es una porquería de liderazgo.

Pero, lamentablemente no estamos muy bien en cuanto hablamos de liderazgo juvenil en nuestra Latinoamérica.

Se estimó hace unos pocos años que del 100% de Ministros cristianos, el 90% trabajaba con la población mayor de edad, del restante, sólo un 5% intervenía en los jóvenes, adolescentes y Pre-adolescentes.

La sorpresa fue que en nuestro contexto, del 100% de la población de nuestras iglesias, un 60% pertenecen a estos menores de edad y un 40% pertenecen a los mayores de edad… es decir, la MAYOR CANTIDAD de personas que participan en nuestras iglesias no tienen mentores ni liderazgos firmes que les pastoreen.

En este tercer milenio se dice que nuestros jóvenes no tienen referentes, buscan desesperadamente imágenes a las cuales aferrarse, iconos con los cuales identificarse, guías a los cuales seguir, lamentablemente los encuentran en artistas o gente de los medios de comunicación que son mentalmente adolescentes tan inestables e inmaduros como aquellos chicos detrás de las pantallas.

Por otro lado, en nuestras iglesias decimos muchas veces que los jóvenes son el futuro, eso quiere decir que si son el futuro, no nos preocuparemos de ellos ahora sino en el futuro.
Hubo un joven en el Nuevo testamento, aparece en el libro de Los Hechos, su nombre era Juan Marcos, acompañó a dos superhéroes de la fe, Bernabé y Pablo, al primer viaje misionero patrocinado por la Iglesia de Antioquía, pero en el camino este joven los abandonó y se volvió a Jerusalén.

Pasaron cerca de dos años y cuando estos gigantes de la fe quisieron hacer un segundo viaje misionero, Bernabé decide tomar nuevamente a Juan Marcos como ayudante (Era lógico entenderlo, pues era su sobrino), pero Pablo no está de acuerdo y se produce una discusión que alcanza un tenor tan alto que estos amigos se separan.

Gracias a Dios la historia no terminó ahí para Juan Marcos, pues años después se reconcilia con Pablo, y Pedro lo toma como su Hijo Espiritual.

¡Quién lo iba a pensar! Este joven como muchos, pudo haber quedado varado en el camino, haber hipotecado su futuro y tirando la toalla, derrumbarse en el fracaso, pero no, tuvo a Bernabé, que creyó en él, y qué curioso, pues justamente Bernabé significa “Hijo de Consolación”.

Hoy, muchos chicos abandonan nuestras iglesias, deciden claudicar su compromiso y tirar su fe por la borda, pues cuando fracasan en su vida espiritual no hay a su lado “Hijos de Consolación” que crean y se la jueguen por ellos, no tienen “Rocas” o Pedros en el camino para aferrarse cuando todo se vuelve inestable.

Hoy, cuando leo los evangelios y me topo con el segundo en orden, llamado “Evangelio de Marcos” me pregunto, ¿Qué pasaría si Marcos hubiese quedado solo enfrentando sus luchas, combatiendo en el más completo abandono sus propios gigantes? Si hubiese pasado eso, me aventuraría a decir que hoy tendríamos sólo Tres Evangelios.

¿Cuantos “evangelios” en nuestra actualidad han quedado sin escribir? ¿Cuantas hazañas no podremos nunca escuchar? ¿Cuantas victorias no podremos nunca celebrar? pues hemos relegado a nuestros jóvenes a un grupo sin mayor importancia y nos hemos privado de generaciones enteras de héroes que murieron en el silencio y alejados de Dios.
Por eso, repitamos como Pablo al decirle a Timoteo:
“Te ruego que me traigas a Marcos, pues me es útil en el ministerio”.

Bueno con estas palabras no crean que ustedes son de lo peorcito, al contrario solo son frases muy comunes que se pienzan o se mencinan de vez en cuando, pero cuando encontramos el camino de Dios, esto no nos detendra, al contrario nos formara un caracter y un criterio propio, asi que espero les agrade y aprendan a seguir en este camino.

LO QUE MAS AMAMOS


LO QUE MÁS AMAMOS


Para la gente común la alabanza o la adoración tienen niveles diferentes, para Dios no. La verdadera adoración, la que Dios pide, debe ser radical, cualquier otra cosa sólo fueron intentos por acercarnos a Él.
La primera vez en que Las Escrituras mencionan el concepto de adoración tal y como Dios lo entiende aparece en el libro del Génesis, capítulo 22, verso 5, parte final. En este pasaje Abraham dice a sus criados: “Esperad aquí con el asno, y yo y el muchacho iremos hasta allí y adoraremos y volveremos a vosotros”.
Existe una regla básica y fundamental para la interpretación de la Biblia, la cual enseña que una palabra o concepto debe ser entendido a lo largo de la Escritura conservando su significado original. Esto implica que debemos estudiar el texto y contexto en que por primera vez el Señor hizo escribir una palabra.
La palabra adoremos, surge por primera vez en labios de Abraham. El estudio de los sucesos alrededor de este hombre en los momentos en que hizo su declaración, nos ayudará para entender la profundidad de la entrega que Dios demanda de sus verdaderos adoradores. “La más excelente adoración”, debe presentar hoy las mismas características que tenía la adoración de Abraham. Sólo así será acepta por el corazón del Padre.
Entremos un poco en la historia mencionada. Esta nos narra acerca de la orden dada por Dios a Abraham para sacrificar a su hijo Isaac para Él.
Es importante que consideremos algunos aspectos primero:

1.- ¿Quién era Isaac para Abraham?.

a) La misma Biblia dice en el verso 2 del mismo capítulo 22, que era su único, entendiendo esto como el heredero de la Promesa de Dios, Isaac era el escogido de Dios.

b) Era el gran milagro de Dios sobre la vida de Sara, su esposa anciana, y sobre todo de él, en su vejez.

c) Isaac era el amor de su vida, lo que más amaba y el motivo más grande de su
Esperanza.

d) Isaac era para Abraham su razón de existir y el retoño de su virilidad. Representaba potencialmente su futuro y su posteridad.

e) Isaac era el hijo predilecto de Abraham, el cumplimiento de las profecías divinas. Era el regalo más grande de Dios para él.

f) Definitivamente el corazón de Abraham estaba puesto en la vida de Isaac. Era su tesoro, su gran amor.

2.- ¿Quién era Isaac para Dios?.

a) Era la obra milagrosa de sus manos. Era su creación. Él le amaba.

b) Era el cumplimiento de sus anuncios proféticos a su amigo Abraham.

c) Isaac era La Promesa hecha a Abraham y Sara, la demostración de la fidelidad, bondad y verdad de Jehová.

d) Isaac el hijo de La Promesa, era el símbolo vivo de una generación de hombres y mujeres del Espíritu que el Señor estaría levantando por los siglos. Su vida era muy preciada para Dios.

e) Pero también Isaac era el gran peligro y debilidad del corazón de Abraham. De él podía hacer el Patriarca Abraham un ídolo, un pequeño dios que le podía hacer olvidar quién era el Señor.

f) Isaac pudo haber llegado a ser el mayor obstáculo para la adoración de Abraham a su Dios.

Era obvio que Dios tenía que bregar con eso. Debía quedar muy claro en el corazón de Abraham quién sería primero.
El capítulo 22 del Génesis es una historia extraordinaria de amor, obediencia y sumisión total a la voluntad soberana del Señor Todopoderoso.
Abraham acostumbrado a ofrendar a Jehová corderos en adoración, recibe un día una orden inusual: “Toma ahora a tu hijo, tu único, a quién amas, y vete a tierra de Moriah, y ofrécelo allí en holocausto sobre uno de los montes que yo te diré”. (Verso 2).
Abraham obedeció de inmediato; muy temprano por la mañana del siguiente día, preparó lo necesario y junto a Isaac su hijo y dos de sus criados, se dirigió hacia donde Dios le indicó. Al tercer día de camino, divisó el lugar del sacrificio y dejó a sus criados para iniciar con su hijo un camino de entrega y verdadero sacrificio. El camino para el sacrificio de lo que más amaba, su único, su hijo Isaac.
Es sorprendente la paz y la obediencia de Abraham. Pues preparó todo como se le ordenó: altar, leña y el sacrificio: Isaac. Una vez atado el muchacho como si fuese un cordero, en el altar,, Abraham, cuchillo en mano, se alistó para degollarle en sacrificio a su Dios. Algo maravilloso sucedió: “Entonces el ángel de Jehová dio voces desde el cielo, y dijo: Abraham, Abraham. Y él respondió: Heme aquí.
Y dijo: No extiendas tu mano sobre el muchacho, ni le hagas nada, porque ya conozco que temes a Dios, por cuánto no me rehusaste tu hijo, tu único” (versos 11 y 12).
Desde luego que de inmediato Abraham dejó a un lado el cuchillo y soltó al pequeño. Milagrosamente a un lado del altar, Jehová le proveyó de un carnero que había trabado en un zarzal por sus cuernos. Este animal, ocuparía el lugar de su hijo Isaac en el sacrificio.
Es desde este contexto extraordinario de obediencia que debemos tomar el concepto emitido por Abraham: “Adoraremos”.
Abraham no iba engañado por Dios a ofrecer a su hijo. No era una trampa divina. La orden fue clara y transparente. Abraham dijo: “Iremos y adoraremos”.
Adorar bajo la óptica de Dios y de Abraham no es posible si no se entrega a Dios lo que más se ama.
El primer mandamiento debe ser nuestra ley de adoración:”Amarás al Señor tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas”.
La verdadera adoración que nos presenta Abraham es totalmente radical. Dios es primero que todo, aún primero que aquello o aquellos que yo pueda amar más que nada en este mundo.
Para Abraham, su adoración estaba llena de obediencia, negación, amor incomprensible y sometimiento absoluto a la voluntad del Padre Eterno. Aleluya.
Para Abraham y para Dios, no existe verdadera adoración, excelente adoración, si no estamos dispuestos a rendir a sus pies, lo que más amamos; aún cuando pudiese ser nuestro único hijo, nuestra promesa, nuestro Isaac.
Abraham sería el padre enaltecido de naciones. Un hombre con destino y propósito en Dios. Su corazón debía pertenecerle plenamente a Él. El éxito de su llamado dependería e tener a Jehová en el lugar correcto de su corazón.
La dádiva de Dios, o su gran milagro, Isaac, no podían privarle a él de su comunión e intimidad con su Señor.
Abraham lo entendió profundamente, por ello Dios le llamó: “su amigo” y le declaró el padre de las generaciones de fe.
La más excelente adoración brindada al Padre Celestial será aquella en que le brindemos a Él, como ofrenda grata, lo que más amamos.

DAR DE CORAZON.


Dar DE Corazón
Dar De Corazón

Hubo una vez un limosnero que estaba tendido al lado de la calle. Vio a lo lejos venir al Rey con su Corona y Capa. Pensó:
- “Le voy a pedir y seguramente me dará bastante”.
Y cuando el Rey pasó cerca, le dijo:
- “Su Majestad, ¿Me podría, por favor, regalar una moneda?”
Aunque en su interior pensaba que el Rey le iba a dar mucho más.
El Rey le miró y le dijo:
- “¿Por qué no me das algo tú? ¿Acaso no soy tu Rey?”.
El mendigo no sabía que responder a la pregunta y dijo:
- “Pero Su Majestad, ¡YO NO TENGO NADA!”.
El Rey respondió:
- “Algo debes tener. ¡BUSCA!”
Entre su asombro y enojo el mendigo buscó entre sus cosas y supo que tenía una naranja, un pedazo de pan y unos granos de arroz
El mendigo pensó que el pedazo de pan y la naranja eran mucho para darle, así que en medio de su enojo tomó 5 granos de arroz y se los dio al Rey.
Complacido el Rey dijo:
- “VES COMO ¡SI TENIAS!”.
Y le dio 5 Monedas de Oro, una por cada grano de arroz.
El Mendigo dijo entonces:
- “Su Majestad, creo que acá tengo otras cosas”
Pero el rey no le hizo caso y dijo:
- “Solamente de lo que me has dado de corazón, te puedo Yo dar”.

domingo, 22 de noviembre de 2009

Reunion de Antorchas de Cristo


Nos reunimos todos los viernes, apartir de las 8:00 pm, para dar inicio a las 8:30, en este encuentro personal con Dios en cada uno de nuestros hermanos que asisten, convivimos, cantamos, alabamos y damos gracias a Dios, por medio de dinamicas, temas interesantes, acordes a nuestra edad. Los esperamos para que crezcamos en Cristo Nuestro Salvador.

viernes, 20 de noviembre de 2009

CONVIVENCIA EN BARRILES


En esta ocasion, les presento a este grupo de nuevo, conviviendo y aprendiendo de los demas, hubo una salida a los barriles, para despejar la mente, divertirse y no estar con la rutina, esto sucedio el sabado 22 de Nov, se la pasaron genial, y aqui les dejo la muestra

martes, 17 de noviembre de 2009

FRASES PARA LOS JOVENES


A diferencia de la vejez, que siempre está de más, lo característico de la juventud es que siempre está de moda. Fernando Savater
Cuando era más joven podía recordar todo, hubiera sucedido o no. Mark Twain
Cuando la juventud pierde entusiasmo, el mundo entero se estremece. Georges Bernanos
Cuando somos jóvenes creemos que, no sólo nosotros, sino todo cuanto nos rodea es inmortal. Benjamín Disraeli
Cuando uno es joven los pensamientos se vuelven amor, con la edad el amor se vuelve pensamientos. Albert Einstein
De jóvenes nos las arreglamos para gustar; de mayores, para no molestar.Pedro Miguel Lamet
De mis disparates de juventud lo que más pena me da no es el haberlas cometido, sino el no poder volver a cometerlas. Pierre Benoit
Debemos ver a los jóvenes, no como botellas vacías que hay que llenar, sino como velas que hay que encender. Roberto Chafar
Educar a un joven no es hacerle aprender algo que no sabía, sino hacer de él alguien que no existía. John Ruskin
El camino de la juventud lleva toda una vida. Pablo Picasso
El hombre no tiene alas, pero el deseo del joven es volar, cuando apenas se ha parado, y aún no sabe caminar. Alicia Beatriz Angélica Araujo
El joven no es un huésped, ni un extraño, ni un descabellado... Es una nueva promesa, un nuevo amanecer... Un nuevo hallazgo. Zenaida Bacardí de Argamasilla

El mundo será lo que la juventud quiera; si esta ama la verdad y el bien, eso habrá en el mundo. Werner Karl Heisenberg







En los jóvenes predomina el futuro....en los viejos... el pasado. Novalia
Es la fiebre de la juventud la que mantiene el mundo y la temperatura normal.Georges Bernanos
Es mejor malograr la propia juventud que no hacer nada en ella. Georges Courteline
Es mejor ser un joven abejorro que una vieja ave del paraíso. Mark Twain
Feliz aquel que fue joven en su juventud, feliz aquel que supo madurar a tiempo.Alejandro Pushkin
Haría cualquier cosa por recuperar la juventud... excepto hacer ejercicio, madrugar, o ser un miembro útil de la comunidad. Oscar Wilde
Hemos experimentado que el sostén más valioso de un joven sean los sacramentos de la Confesión y de la Comunión. San Juan Bosco
Joven: sé honesto; aprende un oficio útil; ama a Dios. Milton S. Hershey
Juventud, ¿sabes que la tuya no es la primera generación que anhela una vida plena de belleza y libertad? Albert Einstein
La humanidad entera tiene una necesidad imperiosa del testimonio de jóvenes libres y valientes, que se atrevan a andar a contracorriente y a proclamar con fuerza y entusiasmo su propia fe en Dios, Señor y Salvador. Juan Pablo II
La juventud es edad de los sacrificios desinteresados, de la ausencia de egoísmo. Blasco Ibáñez
La juventud es el período de lo posible. Ambrose Bierce
La juventud es la edad de la alegría. El amor es su principal deber. John Gay
La juventud es la señora de la vida y tiene aguardándole un reino. Oscar Wilde
La juventud es la edad de los sacrificios desinteresados, de la ausencia de egoísmo, de los excesos superfluos. Vicente Blasco Ibáñez
La juventud, en todas partes, es atrayente, animosa y vencedora. Rubén Darío
La juventud es fácil de decepcionar porque es pronta para esperar. Aristóteles
La juventud es mejor para inventar que para juzgar, mejor para ejecutar que para dar consejo, y mejor para proyectar que para realizar. Barón de Verulam



La juventud no es más que un estado de ánimo. Frank lloyd Wright
La juventud es un defecto que se corrige con el tiempo. Enrique Jardiel Poncela
La juventud es una religión a la que uno siempre acaba convirtiéndose. Andre Malraux
La juventud no es un tiempo de la vida, es un estado del espíritu. Mateo Alemán
La juventud es una enfermedad que se cura con los años. George Bernard Shaw
La juventud no está hecha para el placer sino para el heroísmo. Paul Claudel
La juventud prefiere ser estimulada a ser instruida. Johann Wolfang von Goethe
La juventud quiere ser estimada más que ser instruida. Johann Wolfgang von Goethe
La juventud sabe lo que no quiere antes de saber lo que quiere. Jean Cocteau
La juventud vive de la esperanza; la vejez del recuerdo. George Herbert
La mayor desgracia de la juventud actual es ya no pertenecer a ella. Salvador Dalí
Las iniciativas de la juventud valen tanto como la experiencia de los viejos.Mme. de Knorr
Lleva tiempo llegar a ser joven. Pablo Picasso
Lo importante de la juventud no es cómo conservarla, sino cómo invertirla.Autor desconocido
Los jóvenes de hoy aman el lujo, tienen manías y desprecian la autoridad. Responden a sus padres, cruzan las piernas y tiranizan a sus maestros.Sócrates
Los jóvenes hoy en día son unos tiranos. Contradicen a sus padres, devoran su comida, y le faltan al respeto a sus maestros. Sócrates
Los jóvenes de hoy no parecen tener respeto alguno por el pasado ni esperanza alguna para el porvenir. Hipocrates
Los jóvenes son como las plantas; por los primeros frutos se ve lo que podemos esperar para el porvenir. Demócrito



Los jóvenes son los maestros del entusiasmo y de la esperanza. Helder Cámara
Nada resulta demasiado difícil para la juventud. Sócrates
No basta amar a los jóvenes, es necesario que se den cuenta que se los ama. Quien es amado obtiene todo, especialmente de los jóvenes. San Juan Bosco
No basta con ser joven. Es preciso estar borracho de juventud. Con todas sus consecuencias. Alejandro Casona
No corresponde a los jóvenes entendernos, sino a nosotros comprenderlos a ellos. Al fin y al cabo, no podrían ponerse en nuestro lugar y, en cambio, nosotros ya hemos ocupado el de ellos. André Marcel
No hay jóvenes malos, sino jóvenes mal orientados. San Juan Bosco
No soy tan joven como para saberlo todo. Oscar Wilde
Ser joven, no es tener pocos anos. Es conservar viva la ilusión en el alma y despierta la capacidad en el espíritu para soñar; es vivir con intensidad y lleno de fe el corazón. Luis A. Ferre
Si la juventud es un defecto, uno se corrige muy pronto de él. Johann Wolfgang von Goethe
Tal vez algún día dejen a los jóvenes inventar su propia juventud. Quino
Un joven sin alegría y sin esperanza no es un joven auténtico, sino un hombre envejecido antes de tiempo. Juan Pablo II

lunes, 16 de noviembre de 2009

Evangelio segun San Lucas


Ya cerca de Jericó, había un ciego sentado al borde del camino pidiendo limosna. Al oír que pasaba mucha gente, preguntó qué era aquello, y le dieron la noticia: ¡Es Jesús, el nazoreo, que pasa por aquí! Entonces empezó a gritar: «¡Jesús, hijo de David, ten compasión de mí!»] Los que iban delante le levantaron la voz para que se callara, pero él gritaba con más fuerza: «¡Jesús, hijo de David, ten compasión de mí!» Jesús se detuvo y ordenó que se lo trajeran, y cuando tuvo al ciego cerca, le preguntó: «¿Qué quieres que haga por ti?» Le respondió: «Señor, haz que vea.» Jesús le dijo: «Recobra la vista, tu fe te ha salvado.» Al instante el ciego pudo ver. El hombre seguía a Jesús, glorificando a Dios, y toda la gente que lo presenció también bendecía a Dios.

HAY QUE ESCUCHAR A LA CABEZA PERO DEJAR HABLAR AL CORAZON


A eso de caer y volver a levantarte,
de fracasar y volver a comenzar,
de seguir un camino y tener que torcerlo,
de encontrar el dolor y tener que afrontarlo.
a eso no le llames adversidad, llámale sabiduría.

A eso de sentir la mano de Dios y saberte impotente,
de fijarte una meta y tener que seguir otra,
de huir de una prueba y tener que encararla,
de planear un vuelo y tener que recortarlo,
de aspirar y no poder, de querer y no saber,
de avanzar y no llegar.
a eso no le llames castigo, llámale enseñanza.

A eso de pasar juntos días radiantes,
días felices y días tristes,
días de soledad y días de compañía.
A eso no le llames rutina, llámale experiencia.

A eso de que tus ojos miren y tus oídos oigan,
tu cerebro funcione y tus manos trabajen,
tu alma irradie, tu sensibilidad sienta, y tu corazón ame.
A eso, no le llames poder humano, llámale milagro divino…

domingo, 15 de noviembre de 2009

opcion radiofonica

http://www.diossalvaamerica.com/intrographic.jpg

EL AMOR DE DIOS


de Dios - ¡Es para Usted!
El amor de Dios nos ha sido revelado y ahora Él está a la puerta y llama. Depende de cada individuo el buscar una relación personal con Dios, o el rechazarlo rotundamente. La única barrera entre nosotros y el amor de Dios es nuestro libre albedrío y Jesucristo es la puerta."Jesús respondió: ´Yo soy el camino y la verdad y la vida. Nadie viene al Padre si no por Mí´" (Juan 14:6). La salvación es un regalo gratis comprado y pagado con la sangre de Cristo. No hay otro camino. "…No desecho la gracia de Dios; pues si por la ley fuese la justicia, ¡entonces por demás murió Cristo!" (Gálatas 2:21). Usted no puede ganarse el perdón de Dios a través de buenas obras. ¿Cómo podría el hacer las buenas obras, que usted debería haber hecho toda la vida, compensar las incontables veces que ha fallado? Dios no es tonto. Aunque "amontones jabón sobre ti, la mancha de tu pecado permanecerá delante de Mí…" (Jeremías 2:22).

Una vez un hombre cayó de rodillas delante de Cristo y le rogó: "Si quieres, puedes limpiarme." Cristo, "teniendo misericordia" respondió: "Quiero, sé limpio" (Marcos 1:40-41). Nosotros también podemos caer de rodillas y reconocer la única provisión de Dios para nuestros pecados. Nosotros también podemos oír: "Quiero, sé limpio." Cristo voluntariamente sufrió la justa indignación de Dios sobre sí mismo para que usted no tuviese que hacerlo; quienquiera que acepte Su muerte sobre la cruz como pago por sus pecados, se reconciliará con Dios a quien ha ofendido. "Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo…Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados…Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en Él" (2da de Corintios 5:18-19, 21). ¿Aceptaría usted hoy el amor de Dios?

EL PAQUETE DE GALLETAS


Cuando aquella tarde llegó a la vieja estación le informaron que el tren en el que ella viajaría se retrasaría aproximadamente una hora.
La elegante señora, un poco fastidiada, compró una revista, un paquete de galletas y una botella de agua para pasar el tiempo.

Buscó un banco en el andén central y se sentó preparada para la espera.
Mientras hojeaba su revista, un joven se sentó a su lado y comenzó a leer un diario.

Imprevistamente, la señora observó como aquel muchacho, sin decir una sola palabra, estiraba la mano, agarraba el paquete de galletas, lo abría y comenzaba a comerlas, una a una, despreocupadamente.

La mujer se molestó por esto, no quería ser grosera, pero tampoco dejar pasar aquella situación o hacer de cuenta que nada había pasado; así que, con un gesto exagerado, tomó el paquete y sacó una galleta, la exhibió frente al joven y se la comió mirándolo fijamente a los ojos.

Como respuesta, el joven tomó otra galleta y mirándola la puso en su boca y sonrió.
La señora ya enojada, tomó una nueva galleta y con ostensibles señales de fastidio, volvió a comer otra, manteniendo de nuevo la mirada en el muchacho.
El diálogo de miradas y sonrisas continuó entre galleta y galleta.
La señora cada vez más irritada, y el muchacho cada vez más sonriente.

Finalmente, la señora se dio cuenta de que en el paquete solo quedaba la última galleta.
“No podrá ser tan descarado”, pensó mientras miraba alternativamente al joven y al paquete de galletas.
Con calma el joven alargó la mano, tomó la última galleta, y con mucha suavidad, la partió exactamente por la mitad.
Así, con un gesto amoroso, ofreció la mitad de la última galleta a su compañera de banco.
- ¡Gracias! – Dijo la mujer tomando con rudeza aquella mitad.
- De nada. – Contestó el joven sonriendo suavemente mientras comía su mitad.
Entonces el tren anunció su partida…

La señora se levantó furiosa del banco y subió a su vagón.
Al arrancar, desde la ventanilla de su asiento vio al muchacho todavía sentado en él andén y pensó:
“¡Que insolente, qué mal educado, qué ser de nuestro mundo!”
Sin dejar de mirar con resentimiento al joven, sintió la boca reseca por el disgusto que aquella situación le había provocado.
Abrió su bolso para sacar la botella de agua y se quedó totalmente sorprendida cuando encontró, dentro de su cartera, su paquete de galletas INTACTO.

Cuantas veces nuestros prejuicios, nuestras decisiones apresuradas nos hacen valorar erróneamente a las personas y cometer las peores equivocaciones.
Cuántas veces la desconfianza, ya instalada en nosotros, hace que juzguemos, injustamente a personas y situaciones, y sin tener aun el por qué, las encasillamos en ideas preconcebidas, muchas veces tan alejadas de la realidad que se presenta.

Así, por no utilizar nuestra capacidad de autocrítica y de observación, perdemos la gracia natural de compartir y enfrentar situaciones, haciendo crecer en nosotros la desconfianza y la preocupación.
Nos inquietamos por acontecimientos que no son reales, que quizás nunca lleguemos a contemplar, y nos atormentamos con problemas que tal vez nunca ocurrirán.

SIEMPRE QUIERO SER...


Señor, siento en mi alma un egoísmo enorme, que no he podido combatir, o más bien no lo he querido hacer, quiero ser siempre la primera en la vida de mi esposo, de mis hijos, la primera en el vestido, en el peinado, en el conversar, la primera en la vida de mis amigas y amigos, la primera en todo!, no se escuchar detenidamente.....

Compito en conversaciones, no converso....

Quiero ser siempre la primera y sufro, porque tu sabes Señor, que evidentemente no lo logro....

Me siento en el fondo con una sensación de fracaso enorme.... porque veo que el esposo pues tiene sus negocios, convenciones, etc.

Los hijos cada uno tienen sus escuelas, amigos, novias, etc,....

Me gusta mucho brillar, siento quizá que si tengo luz propia, pero a lo mejor no capto que los demás también tienen su luz propia, luz profundamente brillante y no la veo...

Sufro muchísimo Señor, y se que soy la más afectada con este egoísmo que me tiene atada y no me deja volar, no me deja como las gaviotas tomar más altura, porque no he pidido combatir ese egoísmo que impide que penetre realmente en mi, el amor.....

Señor, Ayúdame!!!! me siento cansada y agobiada.

DIOS ME DICE:

Que bueno que te haz dado cuenta de tu error, nadie se saca una espina si no sabe en donde la tiene, he permitido que tengas esta sensación de fracaso interior, para que veas que te he dotado de talentos hermosísimos....

tu familia, tus amigos, pero no haz despertado ni dejado que te despierte en ti la capacidad de asombro....

eres brillante, pues muchas almas a tu alrededor brillan más que tu y no lo admiras, no lo aceptas, te haz vuelto amargada y negativa, y esto te perjudica en todos tus estados de ánimo, además, con esa cara larga y esa mirada con tan poco brillo,

Cómo quieres que a los demás les gustes? piensa que dentro de ti, está la solución a todos los problemas de la vida, no culpes a los demás de lo que hoy te acontece y está en ti.... en combatir ese egoísmo dañino....

y admirate de lo hermosísimo que otras personas viven.... dame tiempo en la oración para que pueda hacerte el bien espiritual que necesitas y que no permites que realice en ti....

procura pensar en positivo, hablar siempre en positivo.... No te estés quejando .... y sobre todo, mi alma tan amada.... ACEPTA QUE TODOS LOS DIAS DE TU VIDA, TIENEN CAMBIOS..... para tu bien espiritual......

acepta la brillantez de los que te rodean la generosidad de tu esposo, la belleza de cada hijo... la delicadeza de tus amigos... todos algo te aportan....

Cambia, abre tu corazón para que penetre en ti MI AMOR, se dócil y humilde.... ven a mis brazos alma atromentada de egoísmo para sanarte tus herídas....y mires lo hermosa que es la vida...

HE APRENDIDO

He aprendido
He aprendido: que nadie es perfecto hasta que te enamoras.
y todo es bello, la gente, las cosas y donde moras

He aprendido: que la vida es dura
y mas cuando la persona es madura

He aprendido: que las oportunidades no se pierden nunca,
pues el agua que corre no se estanca

He aprendido; que cuando siembras rencor y amargura
cosechas odio, indiferencia, tristeza y basura.

He aprendido: que una sonrisa
es al rostro como una brisa

He aprendido que los amigos se encuentran
los novios se besan y los hermanos se abrazan

He aprendido: que cuando tienes hijo recién nacido
es que Dios te ha bendecido

He aprendido: que todos quieren vivir en la cima de la montaña
y los que viven en la sima son gente huraña

He aprendido...

APRENDIENDO A DISCERNIR PARA HACER UN EXAMEN DE CONCIENCIA


Les confieso que no imagino posible un verdadero discernimiento, tanto personal como comunitario, sin la práctica cotidiana del examen de conciencia. Y me explico. La vida es vocación; existimos porque hemos sido creados personalmente por Dios, “hechos y formados con sus manos” (Sal 118,73; cf. Gn 2,7); no vivimos porque lo hemos querido, sino porque hemos sido deseados, llamados de la nada (Gn 1,26); y, precisamente porque la vida es efecto del querer de Dios, no se puede vivir más allá o fuera de la voluntad divina; si no existimos porque lo hemos escogido, no deberíamos existir como nos parece: la vida, gratuitamente concedida, tiene límites que respetar (Gn 2,6-17) y deberes que cumplir (Gn 1,28-31).

De nada serviría reconocer a Dios y reconocernos obligados con Él, si luego no nos preocupamos de buscarlo en nuestra vida y de organizar ésta –ordenarla, diría San Ignacio de Loyola- de modo consecuente. Se hace, pues, necesario discernir, es decir, tener “la capacidad de distinguir lo que en mis acciones es según el Espíritu de Cristo y lo que le es contrario”, “de no obrar por impulso”, y cuando se obra “de comprender de dónde viene aquel impulso”, qué produce y hasta dónde me lleva.

¿Cómo hacer el discernimiento? Mediante el examen de conciencia. Éste, más que elemento formal de la oración de la noche, es un verdadero camino de crecimiento espiritual; quien lo recorre aprende a mirar la realidad, propia y de los otros, con la mirada de Dios y en su corazón. El examen es una oración, cuyo objeto es la propia existencia y cuyo objetivo está en reconocer con lucidez el proyecto de Dios sobre ella y en asumirlo con responsabilidad. Encontrar las huellas de Dios en lo cotidiano, darse cuenta de su presencia y de su acción en lo que sucede durante el día, es la meta del examen y su mejor fruto.

De nosotros se espera la capacidad de hacer proyectos de vida que nos ayuden a avanzar verdaderamente en el camino espiritual; de nosotros, como educadores por vocación, se espera el valor de proponer el examen de conciencia como modalidad de oración que compartir también con los jóvenes y con los laicos que colaboran con nosotros. ¡Y pensar que bastarían sólo diez minutos –¡pero todos los días!- para hacer este ejercicio que, cuando se hace fielmente, nos lleva a encontrar a Dios en lo ordinario de la vida diaria, reconociendo lo que ha hecho en nosotros y para nosotros (Rm 8,28)!


¿QUÉ ES ?
1. “Hallar a Dios en todas las cosas y todas las cosas en Dios”. Esto es una gracia, pero requiere una paciente ejercitación.

2. Es un modo de oración, cuya materia es la propia existencia y cuyo objetivo es conocer con lucidez y asumir con responsabilidad la propia historia; su meta es inventariar las huellas de Dios, su presencia en todo lo sucedido durante el día.

3. Lo más importante no es darme cuenta cómo puedo perfeccionarme viviendo el Evangelio, sino cómo Dios puede estar presente en todas las cosas, también en mi vida.

4. Se trata de aprender a reconocer por dónde nos quiere llevar Dios para dejarse llevar por El. Es un ejercicio diario de discernimiento en la vida personal, consiste básicamente en recordar los acontecimientos del día y adentrarse en uno mismo para reconocer la presencia de Dios y su acción en la vida diaria y “llegar a contemplarse como Dios me contempla”.

5. No es:
• Una mirada narcisista, que se centra en uno mismo con agrado y satisfacción; tampoco una mirada autocrítica, severa y perfeccionista
• Un juicio moral, para centrarse sólo en el mal realizado o en el bien que no hice
• Un ejercicio de psicología, que busca entrar en uno mismo para conocerse mejor
• Una lista de vivencias interiores

6. Es una práctica de discernimiento espiritual, que me hace conciente de qué y quién está dirigiendo mi vida, qué busco con lo que hago, hacia dónde me llevan mis pensamientos, cómo y porqué me afecta lo que vivo y siento … y en todo eso, si Dios va ganando espacio en mí.


¿CÓMO SE HACE?

1. “Dar gracias a Dios nuestro Señor por los beneficios recibidos”: es el punto de partida obligado; uno se reconoce agraciado antes que juzgado, querido antes que exigido. Yo mismo soy puro don de Dios y porque me siento puro don, lleno de sorpresa y agradecimiento, puedo amar y servir en todo. Nada hay que hacer para ganarse a Dios, a lo sumo todo habría que hacer para no perdérselo.

2. Pedir gracia para conocer los pecados y sacárselos: esta parte no es lo que comúnmente llamamos “examen de conciencia”. Este momento no es para hacer una lista de los pecados, sino más bien, “pedir la gracia” de reconocerlos y de tener la suficiente fortaleza para “lanzarlos fuera de la propia vida”.

3. Repasar lo vivido en el día: es lograr ver toda la jornada vivida viéndome como Dios me ve; descubrir la acción de su amor en mi vida, cosa que agradezco, y su ausencia y los porqué de sus ausencias, cosa que lamento. Escuchar a Dios y dejar que me diga dónde me salió al encuentro o dónde me estaba esperando y yo pasé de largo.

4. Pedir perdón por las faltas: al mirar mi propia vida como Dios la mira, es mucho más fácil descubrir las situaciones en las que falté a su amor y sentir la necesidad de reconciliarme con El. Sólo mirando como El mira, puedo descubrir la verdad y no lo que, muchas veces, yo mismo creo que es la realidad. Este momento es para ejercitar la “humildad”; no se trata de tirarse abajo o sentir culpas; se trata de reconocerme pecador, siempre necesitado del perdón y la gracia del Señor. “Donde Dios no está, está por venir; donde reina el pecado, sobreabundará la gracia”.

5. Proponer enmienda: es el momento de decirle a Dios que nuestro deseo es dejarnos conducir por El. No es por tanto un esfuerzo desde mis posibilidades, sino lo que Dios quiere hacer en mi por su gracia.

EL DISCERNIMIENTO COMO HERRAMIENTA NECESARIA PARA LA VIDA

A continuación, para meditar sobre la importancia de discernir antes de tomar determinadas decisiones para la vida misma, sugerimos detenernos en los siguientes puntos:


Leemos en la Carta que San Pablo le escribe a los Romanos:

"Sabemos que la Ley es espiritual, pero yo soy hombre de carne y hueso y vendido al pecado. No entiendo mis propios actos: no hago lo que quiero y hago las cosas que detesto. Ahora bien, si hago lo que no quiero, reconozco que la Ley es buena. No soy yo quien obra el mal, sino el pecado que habita en mí. Bien sé que el bien no habita en mí, quiero decir, en mi carne. Puedo querer hacer el bien, pero hacerlo no. De hecho, no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero. Por lo tanto, si hago lo que no quiero, eso ya no es obra mía sino del pecado que habita en mí.
ahí me encuentro con una ley: cuando quiero hacer el bien, el mal se me adelanta. En mí el hombre interior se siente muy de acuerdo con la Ley de Dios, pero advierto en mis miembros otra ley que lucha contra la Ley de mi espíritu, y paso a ser esclavo de esa ley del pecado que está en mis miembros.
¡Infeliz de mí! ¿Quién me librará de este cuerpo, o de esta muerte? ¡Gracias sean dadas a Dios por Jesucristo, Nuestro Señor!.
En resumen: por mi conciencia, me someto a la Ley de Dios, mientras que por la carne sirvo a la ley del pecado."

SUGERENCIAS PARA EL DISCENIMIENTO ESPIRITUAL

Algunas pautas para el discernimiento espiritual

1. ¿Qué pasa con los que suelen estar en pecado?
El enemigo anima, felicita, hace sentir placer, produce bienestar en este estado de vida. El Espíritu Santo punza y remuerde la conciencia (nunca entristece).

2. ¿Qué pasa con los que van haciendo un camino de crecimiento espiritual?
Pasa todo lo contrario a lo anterior; el enemigo entristece, pone trabas e impedimentos, provoca malos pensamientos, haciendo creer que no se podrá superar o crecer. El Espíritu Santo anima, da fuerza, consuela, llena de paz y serenidad y estimula al crecimiento.

3. Dos estados interiores: la consolación y la desolación.
La consolación tendría que ser el estado habitual del que sigue a Jesucristo. Dios no quiere que el hombre sufra, sino que quiere su felicidad. Incluso en el dolor y el sufrimiento se puede experimentar la consolación, porque ésta no es fruto o mérito del esfuerzo humano, sino don de Dios. La consolación es el movimiento interno que nos enciende en el amor, que nos ordena y ubica en relación a las demás cosas, que provoca el dolor de haber ofendido a Dios y que nos hace crecer en fe, esperanza y caridad.
La desolación es todo lo contrario: oscuridad, turbación, inclinación por cosas bajas y terrenas, inquietud por varias preocupaciones o agitaciones; la desolación mueve a la desesperanza, hace a la persona tibia, perezosa, triste, como si separada del Señor se encontrase.

4. ¿Qué hacer cuando estamos en desolación?
• “No cambiar”: no tomar ninguna decisión, seguir con los propósitos y objetivos planteados hasta ese momento; no decidir nada cuando las aguas están revueltas.
• Crecer en aquellas cosas que son buenas y que van desapareciendo en la desolación (“Muchas veces hay que comer sin ganas para tener ganas de comer”); más esfuerzo por hacer crecer las virtudes contrarias a los vicios a que estamos inclinados por la desolación.
• Procurar crecer en paciencia, sabiendo que pronto llegará la consolación.

5. ¿Qué hacer cuando estamos en consolación?
• Aprovechar ese momento para crecer en virtud y juntar fuerzas para la posible desolación.
• No creer que la consolación es fruto del esfuerzo propio; por tanto, no confiarse, no compararse con los demás; no cruzarse de brazos.


Para adelantar en el proceso de discernimiento se pueden seguir tres pasos

1. La Palabra de Dios (contemplar los Misterios de la vida de Jesucristo):
Si Dios tiene la iniciativa en todo, es bueno partir de su Palabra, dejarnos iluminar, cuestionar, animar. No es la actitud del que busca “recetas” para cada uno de sus problemas, sino la actitud del mendigo que estira la mano, que sabe que puede recibir alimento y que no cuestiona, abierto a recibir lo que quizá no esperaba recibir.

2. Lo que la Palabra de Dios produce en mí (¿cómo pasó Dios en mí?): Dios habla al corazón de cada uno; la misma Palabra tiene distintos mensajes para cada uno. Es descubrir lo que Dios provoca en mi (lo que “mueve” y hacia donde me mueve), qué de consolación encuentro en esa Palabra.

3. La confrontación (acompañamiento espiritual): siempre es necesario “autenticar” lo que se produjo en mi corazón; confrontar con alguna persona que me pueda ayudar a darme cuenta si lo que sentí y descubrí a través de la Palabra no es un invento propio, sino realmente algo producido por el mismo Dios. Después de dar los dos primeros pasos comúnmente tomamos decisiones (= acciones concretas); pero corremos el riesgo de equivocarnos si no nos dejamos confrontar con una persona de Dios (el discernimiento espiritual en la vida de Don Bosco).

EL QUE COME DE ESTE PAN VIVIRA PARA SIEMPRE


En aquel tiempo, Jesús dijo a los judíos: “Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo; el que coma de este pan vivirá para siempre. Y el pan que yo les voy a dar es mi carne para que el mundo tenga vida”. Entonces los judíos se pusieron a discutir entre sí: “¿Cómo puede éste darnos a comer su carne? ” Jesús les dijo: “Yo les aseguro: Si no comen la carne del Hijo del hombre y no beben su sangre, no podrán tener vida en ustedes. El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna y yo lo resucitaré el último día. Mi carne es verdadera comida y mi sangre es verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre, permanece en mí y yo en él. Como el Padre, que me ha enviado, posee la vida y yo vivo por él, así también el que me come vivirá por mí. Este es el pan que ha bajado del cielo; no es como el maná que comieron sus padres, pues murieron. El que come de este pan vivirá para siempre”.
Palabra del Señor. Gloria a ti Señor Jesús.

La lectura de este domingo es la continuación del relato de la multiplicación de los panes y los peces que Jesús hizo para una gran multitud que se había congregado para escuchar su mensaje. Muchos siguieron sin entender el milagro que el Señor había hecho al alimentar a toda esa gente y, muy probablemente, fueron a buscarlo de nuevo para que repitiera el milagro.

Para que todos entendamos lo que Él quiso decirnos con aquel prodigio, dio este hermoso discurso en donde se nos muestra como el verdadero alimento espiritual para la humanidad toda. Su palabra, Su Vida... pero sobre todo, su mismo Ser es lo único que nos dar la felicidad plena.

Los que lo escuchaban no entendieron el lenguaje metafórico del Mesías y creían que todos debían comer de su cuerpo y beber su sangre, como si fuera un acto de canibalismo. La figura del cordero es tomada de varios hechos relatados en los libros que componen el Antiguo Testamento cuando los israelitas ofrecían animales a Dios en sacrificio; para expiar sus pecados, sacrificaban corderos, los cuales debían ser machos, sin mancha y de un año de edad. Ahora es Jesús quien se muestra como el Cordero: Dios no pide que le ofrezcan holocaustos de animales, sino que es Él mismo que se ofrece a todos los seres humanos, sin distinción de razas ni culturas, como "el" alimento. De ahí que en la Misa, el sacerdote antes de comulgar nos dice: “Este es el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo”.

Nuestra Madre Iglesia nos invita una vez más a creer en Jesús como el que nos redime de nuestros pecados, como el Mesías prometido desde la salida del Paraíso de los primeros seres humanos... Jesús es Dios mismo entre nosotros y que vive entre nosotros y en cada uno de nosotros, es cuestión de saber descubrirlo.

APRENDIENDO A SER ADOLESCENTE,JOVEN Y ADULTO

La adolescencia como paradigma (a la luz de la teoría de Crisis Vital)
Introducción: El paradigma adolescente
Se trata de ver la adolescencia como un valor no sólo como un período evolutivo marcado en tiempo y espacio.

Al debilitarse las estructuras psico-sociales (Erikson) sucede que:
◘ El espacio se vuelve espacialidad
◘ El tiempo se vuelve temporalidad
◘ El cuerpo se vuelve corporeidad
◘ El Yo se vuelve nosotros
◘ La socialización se vuelve acontecimiento histórico o “secularización simbólica”
◘ Una cosa es la adolescencia como duelo otra como “re-nacimiento” de una crisis vital.
◘ Como las instituciones ya no contienen el aprendizaje en la adolescencia ha “girado” de la seguridad a la confianza.

1.
La adolescencia como etapa evolutiva se está limitando a ser una descripción teórica poco comprometida a la situación social actual.

2.
Teóricamente es una moratoria psicosocial que tiene 3 etapas separadas por los procesos de duelo que tienen que enfrentar:
a) la pubertad y el cuerpo
b) la mediana adolescencia y el pensamiento
c) el fin de la adolescencia y la orientación vocacional en sentido amplio

3.
hoy consideramos que este “espacio” elaborativo se limita a pequeños sectores sociales. La gran mayoría están expuestos a la “invasión” de los medios, la falta de autoridad moral enlas instituciones y la difícil inserción social y laboral. “Falta de autoridad moral” quiere decir que los sistemas e instituciones están “caducos” no están al servicio sino determinan y oprimen. Caen en el autoritarismo o el caos.

4.
Por lo tanto al concepto de crisis de identidad del yo adolescente como duelo, se propone el concepto de crisis vital donde el yo “suspendido” deja de ser el eje elaborativo. Un nuevo concepto de identidad solidario (o nosotros) ocupa el centro del campo transformador. Lo provisional se abre a la cultura participativa.

5.
Esta identidad grupal o nosotros surge de convertir una crisis estructural en vital. La “suspensión del Yo” nos convierte en sujetos abiertos a un nosotros análogo a lo vivido los 3 primeros meses de vida donde no existe nada ajeno al Yo. El sujeto singular participa de un grupo sin identificarse. Vivencia un sentimiento de identidad solidario antes de identificarse frente a otro.

Esta participación se realiza en un “campo de valores” (los valores “son”, se viven) no es una estructura de objetos identificables. Son actividades (identificar y participar) simultáneas en toda crisis, cuando es vital, en cualquier etapa de la vida. Volvemos a lo originario y de allí salimos a través de la imaginación creativa que da forma al anhelo de ser más con los demás. Tendencia del ser a autosuperarse, distinta al deseos del Yo a identificarse con ideales preestablecidos. Es importante diferenciar la imaginación representativa que simboliza lo que no está y la imaginación creativa que simboliza en la parte todo lo que se está viviendo.

6.
Si la adolescencia como etapa evolutiva ha sido “invadida” y sus ideales se han convertido en los ideales sociales de “eterna juventud”, los adolescentes y jóvenes han sido desarraigados como generación y no tienen futuro pues son el futuro para los adultos. Crisis de autoridad.

7.
Una respuesta posible a este desafío será convertir la adolescencia en paradigma de toda crisis vital capaz de marginarse de todo determinismo social para participar de la adolescencia como “valor” capaz de generar ideales que respondan como emergentes de anhelos culturales. La adolescencia como valor cultural siempre se desarrolló “al margen” de los determinismos sociales. ¿Qué quiero decir con esto?

8. Los valores no son de nadie, todos participamos de su capacidad creativa al margen del determinismo social e inmersos en la identidad solidaria que se nos ofrece desde la cultura. De ahí el nombre de cultura solidaria.

9.
Así como la adolescencia, como valor cultural trae un mensaje generacional, toda crisis vital de nuestras vidas traerá un mensaje creativo para superarla.
Profundicemos esto. El participar de los valores libera energía atada a los objetos que van potenciando el encuentro que tenderá hacia la autosuperación de la situación vivida. Esto se denomina anhelo de ser más con los demás. Diferente al deseo de tener del Yo. La interpretación que surgen es un símbolo vivo que interpreta la inmediatez de la experiencia. Supera el concepto de socialización por el de “secularización simbólica” (Vattimo) que es “la objetivación de valores” como acontecimiento histórico.

10.
De la vida al conocimiento y no del conocimiento a la vida. De la cultura viva a la inserción social del Yo. Del Yo al Nosotros para volver a un Yo no tan determinado.
C.V.: “Valorización de objetos, objetivación de valores”

SUGERENCIAS PARA NO PERDER NUESTRO LENGUAJE


Los adolescentes, los jóvenes incorporan a su lenguaje determinadas palabras o muletillas para repetirlas hasta el hartazgo. Ese lenguaje les otorga una identidad, una pertenencia a una generación, un código común a un grupo.

Influye notoriamente la forma de comunicarse por Internet, sea a través del chat o vía mensajes en páginas personales, como así también los mensajes de texto que se envían por teléfonos celulares. En esos casos, por motivos de urgencia, se les hace preciso acortar palabras utilizando curiosas abreviaturas o prescindiendo de las vocales y acentos ortográficos. En menor medida, influyen también lenguajes impuestos por personajes populares del ámbito del espectáculo.

De esta manera, a nuestros adolescentes y jóvenes les cuesta encontrar sinónimos, su lenguaje se va haciendo cada vez más reducido y, por momentos, cada vez más superficial. La prueba está en cuanto les cuesta redactar cualquier relato, algo de lo que pueden dar fe muchos docentes de nivel medio; los adolescentes lo pueden comprobar en Internet recorriendo los miles de metroflogs y flogs cuando, al leer los mensajes que se dejan entre ellos donde escasean los mensajes con contenido y sobreabundan frases como "aka al p2! y pase", "bue paso rapido xq toy apurada", "bldoohh!", "t pasas??, t espero!", "tkm", etc.

Y, por otro lado, suele pasar que los adultos miran de reojo a los jóvenes cuando hablan con estos códigos y los acusan de deformar inútilmente al lenguaje. Porque muchas veces olvidan que en otras generaciones habían también muletillas, frases hechas tomadas de programas de televisión o publicidades. Muchos de los adultos que critican al lenguaje juvenil olvidan que ellos adoptaron términos, muletillas o latiguillos de, por ejemplo, personajes de la televisión; vale la pena preguntarse: ¿a cuántos se les pegó en su momento el "sin querer queriendo" del Chavo del 8, aquel simpático personaje de de la TV mexicana?

Lo importante es que tanto los adolescentes, como los jóvenes (y los adultos) nos eduquemos para que nuestras formas de expresión no sean tan vacías y volvamos a enriquecer nuestros diálogos. Lo que exteriorizamos de nosotros es, en cierta forma, lo que somos realmente.