lunes, 30 de agosto de 2010

LA PAZ, ASPIRACION SUPREMA DE TODOS LOS SERES


Quienquiera que repare en las cosas humanas y en la naturaleza de las mismas, reconocerá conmigo que, así como no hay nadie que no quiera gozar, así no hay nadie que no quiera tener paz. En efecto, los mismos amantes de la guerra no desean más que vencer, y, por consiguiente, ansían llegar guerreando a una paz gloriosa. Y ¿qué es la victoria más que la sujeción de los rebeldes? Logrado este efecto, llega la paz. La paz es, pues, también el fin perseguido por quienes se afanan en poner a prueba su valor guerrero presentando guerra para imperar y luchar. De donde se sigue que el verdadero fin de la guerra es la paz. El hombre, con la guerra, busca la paz; pero nadie busca la guerra con la paz. Aun los que perturban la paz de intento, no odian la paz, sino que ansían cambiarla a su capricho.

Su voluntad no es que haya paz, sino que la paz sea según su voluntad. Y si llegan a separarse de otros por alguna sedición, no ejecutan su intento si no tienen con sus cómplices una especie de paz. Por eso los bandoleros procuran estar en paz entre sí, para alterar con más violencia y seguridad la paz de los demás. Y si hay algún salteador tan forzudo y enemigo de compañías que no se confíe y saltee y mate y se dé al pillaje él solo, al menos tiene una especie de paz, sea cual fuere, con aquellos a quienes no puede matar y a quienes quiere ocultar lo que hace. En su casa procura vivir en paz con su esposa, con los hijos, si los tiene, y se deleita en que sin chistar obedezcan a su voluntad. Y si no se le obedece, se indigna, riñe y castiga, y si la necesidad lo exige, compone la paz familiar con crueldad. Él ve que la paz no puede existir en la familia si los miembros no se someten a la cabeza, que es él en su casa. Y si una ciudad o pueblo quisiera sometérsele como deseaba que le estuvieran sujetos los de su casa, no se escondiera ya como ladrón en una caverna, sino que se engallaría a vista de todos, pero con la misma cupididad y malicia. Todos desean, pues, tener paz con aquellos a quienes quieren gobernar a su antojo. Y cuando hacen la guerra a otros hombres, quieren hacerlos suyos, si pueden, e imponerles luego las condiciones de su paz.


Agustin de Hipona

VIVENCIA DE UN AMIGO



Mi peticion se ha hecho realidad, este sabado conoci a un buen amigo que está en el mismo camino que yo, Dios nos une como hermanos y quiero que quede escrita su experiencia, y que todos ustedes se animen a compartir sus experiencias de vida, y juntos aprendamos los designios que Dios tiene preparados para cada uno de nosotros.


¿QUÉ CREES QUE ME PASO EN ESTA MAÑANA?, AMANECI LLORANDO. SENTI UNA FUERZA, UNA VOZ BONDADOSA, ESA VOZ ERA LA DE NUESTRO SEÑOR JESUS, SENTI LA FUERZA DEL ESPIRITU SANTO, NO PODIA ABRIR LOS OJOS, SENTI QUE MI ESPIRITU LO VIÓ; SABES ES UN MILAGRO.

DIOS ME ESTA LLAMANDO ALA VIDA DEL SACERDOCIO, DEBO MANTENERME
FUERTE SEGUIR POR EL BUEN CAMINO QUE, SOY EL ELEGIDO, Y AHORA COMPRENDO QUE DEBO RESPONDER ASU LLAMADO. NOSE MI ESPIRITU SE LEVANTÓ, SE ARRODILLO ANTE JESUS, SENTI TAMBIEN LA PRESENCIA DE NUESTRA MADRE MARIA DE GUADALUPE; CUANDO ABRI LOS OJOS ME DIJE: SI ES CIERTO, SENTI LA FUERZA DE JESUS EL ESPIRITU SANTO QUE RODEABA A JESUS
UNA LUZ MUY BLANCA.


Esto me lo compartió mi gran amigo Alberto Pow de Nuevo Laredo, parroquia San Gerardo Maria Mayela, sin duda cuando uno se entrega en las manos del gran maestro, tenemos sueños y gratos instantes de lo que viviremos y con esto tambien quiero decirles que habran sueños trsites o feos pero con la gracia de Dios debemos superar todo, alegrense cuando tengan esas experiencias porque como lo dice mi amigo, es el llamado y de ahi debemos partir para poder seguir los pasos del gran maestro.
No teman que Dios no se equivoca, pidan y se les dará, toquen y se les abrirá, y en las tribulaciones no duden en hacer oracion constante para superar las dificultades.

sábado, 28 de agosto de 2010

RELACION DE DIOS CON EL UNIVERSO


1. Dependencia Esencial del Universo en Dios (Creación y Conservación)

Al desarrollar el argumento de la Causa Primera hemos visto que el mundo depende esencialmente de Dios y esta dependencia implica, en primer lugar, que Dios es el Creador del mundo, el productor de todo su ser o sustancia, y, en segundo lugar, suponiendo su producción, que su continuidad en el ser, en todo momento, se debe a Su poder sustentador. Creación (q.v.) significa la producción total de un ser partiendo de la nada, esto es, el traer a un ser a la existencia como reemplazo de la absoluta inexistencia, y la relación del Creador es la única relación concebible en la que lo Infinito puede enfrentarse a lo finito. Las teorías panteísticas, que representarían a las variedades de seres en el universo como otras tantas determinaciones o emanaciones o fases de una misma y eterna realidad: la Sustancia, según Spinoza, el Ego Puro, según Fichte, el Absoluto, según Schelling, la Idea Pura o el Concepto Lógico, según Hegel, están simplemente plagadas de contradicciones y constituyen, como ya se ha dicho, una negación de la distinción entre lo finito y lo infinito. Además, la relación del Creador con lo creado permanece igual aunque se admita la posibilidad de la creación eterna; el Infinito tiene que ser el productor de lo finito aunque sea imposible determinar un momento en el tiempo en el que la producción no haya tenido ya lugar. Por cierto conocimiento del hecho de que el ser creado, y el tiempo mismo, tuvieron un comienzo definido en el pasado, podemos confiar en la revelación, aunque, como ya se ha dicho, la ciencia sugiere el mismo hecho.

El también evidente que, si el universo depende de Dios para su producción, también tiene que depender de Él para su conservación o continuidad en el ser; y esta verdad se puede presentar tal vez mejor explicando el tan mencionado principio de la inmanencia Divina, tal como ha sido corregido y contrarrestado por el igualmente importante principio de la trascendencia Divina.

2. Inmanencia y Trascendencia Divinas

Se atribuye a los dehesitas el concepto, o al menos la tendencia a conceptuar, que Dios, habiendo creado el universo, le permite seguir su propio curso según leyes inamovibles y deja, por así decirlo, de interesarse en él o de responsabilizarse por lo que pueda suceder; y en ocasiones se recurre, tal vez con demasiada vehemencia, a la inmanencia Divina para oponerse a este concepto. Dios es inmanente, o está íntimamente presente, en el universo, porque se requiere Su poder en todo momento para sostener a las criaturas en el ser y para coincidir y cooperar con ellas en sus actividades. La conservación y el concurso son, por así decirlo, continuaciones de la actividad creadora e implican igualmente una íntima relación entre Dios y sus criaturas o, más bien, una dependencia igualmente íntima e incesante de Dios por parte de sus criaturas. Las criaturas, sea lo que fueren, lo son poor virtud del poder conservador de Dios; hagan lo que hicieren, lo hacen por virtud del concurso de Dios. No se niega, claro está, que las criaturas son verdaderas causas y producen efectos reales; pero son sólo causas segundas, su eficiencia es siempre dependiente y derivada; Dios, como la Causa Primera, es un cooperador siempre activo en sus acciones. Esto es cierto incluso en lo que se relaciona a los actos libres de una criatura inteligente como el hombre; sólo que, en este caso, se debe agregar que la responsabilidad Divina cesa al momento en el que aparecen el pecado o el mal moral. Sin embargo, puesto que el pecado es una imperfección, no se impone ningún límite a la supremacía de Dios.

Pero, para la insistencia en la inmanencia Divina no degenere en panteísmo, y hay una tendencia en este sentido por parte de muchos autores modernos, es importante enfatizar, al mismo tiempo, la verdad de la trascendencia de Dios, en otras palabras, recordar lo que ya se ha repetido otras veces, que Dios es un Ser personal simple e infinitamente perfecto cuya naturaleza y acción, en su debido carácter Divino, trascienden infinitamente todas las posibles formas de lo finito y no pueden identificarse formalmente con éstas sin contradicción.

3. Posibilidad de los Sobrenatural

Del estudio de la naturaleza hemos inferido la existencia de Dios y hemos deducido ciertas verdades fundamentales en cuanto a Su naturaleza y atributos y Su relación con el universo creado. Con base en estas verdades, resulta fácil deducir otra importante verdad, con una breve referencia a la cual podemos concluir adecuadamente esta sección. No importa cuán maravilloso consideremos que es el universo, nos damos cuenta de que ni en su sustancia ni en las leyes por las cuales se mantiene su orden, en la medida en la que la razón, pos sí sola, puede llegar a conocerlas, agota el poder infinito de Dios ni revela con perfección Su naturaleza. Si se sugiriese entonces que, para complementar lo que nos enseña la filosofía acerca de Él y de Sus propósitos, Dios podría estar dispuesto a beneficiar a las criaturas racionales con una revelación personal inmediata, en la que Él ayuda a los poderes naturales de la razón mediante la confirmación de lo que estos ya saben e impartiéndoles muchos otros conocimientos que de otra forma no podrían poseer, será evidente, de inmediato, que no hay imposibilidad alguna en esta sugerencia. Todo lo que hay que entender es que Dios debe ser capaz de comunicarse directamente con la mente creada y que los hombres deben poder reconocer, con suficiente certeza, que la comunicación el realmente Divina, y que estas dos condiciones pueden cumplirse es algo que ningún teísta puede negar con base en la lógica (ver REVELACIÓN; MILAGROS). Admitido este hecho, se sigue, como consecuencia lógica, que el conocimiento así obtenido, al estar garantizado por la autoridad de Aquel que el la Verdad infinita, es el conocimiento más seguro y confiable que podemos poseer.

DIOS MÍO, ESTOY CONTENTO



Dios mío, estoy contento porque Tú me amas, no obstante mi indignidad.

Dios mío, estoy contento porque te amo, no obstante mi miseria.

Dios mío, estoy contento porque puedo alguna vez, no obstante mi nada, hacer que te amen.

Dios mío, estoy contento porque puedo sufrir algo por tu amor.

Dios mío, estoy contento porque Tú estás presente en la Eucaristía.

Dios mío, estoy contento porque eres mi Huésped divino.

Dios mío, estoy contento porque tu presencia bendita en mi morada ilumina mi vida.

Dios mío, estoy contento porque eres mi fuerza en los desfallecimientos de mi alma.

Dios mío, estoy contento porque eres mi consuelo en las angustias de mi corazón.

Dios mío, estoy contento porque Tú eres mi luz en las oscuridades de mi camino.

Dios mío, estoy contento porque Tú eres mi riqueza en mi pobreza.

Dios mío, estoy contento porque si me has quitado mucho, me has dejado todavía mucho mas.

Dios mío, estoy contento porque Tú eres mi Padre, mi Esposo, mi Hermano, mi Amigo, mi Salvador, el Huésped divino de mi corazón, por medio de la gracia, la Vida de mi vida, porque Tú eres mi todo.

Dios mío, estoy contento porque Tú eres la Belleza, la Bondad, la Verdad resplandeciente de la que mi alma está sedienta.

Dios mío, estoy contento porque Tú eres la eterna felicidad de aquellos que he perdido.

Dios mío, estoy contento porque creo que los he de ver y gozar en los esplendores de la vida eterna.

¡Oh mi buen Maestro! Te doy gracias de haberme hecho encontrar tantos corazones nobles y buenos.

¡Oh mi buen Maestro! Te doy gracias del perfume de las flores, de la hermosura de las almas, del reflejo aquí debajo de todas las inmortales bellezas.

¡Oh mi buen Maestro! Te doy gracias de haberme permitido gozar de todas las maravillas de tu creación.

¡Oh mi buen Maestro! Te doy gracias de todos los bienes que poseo todavía y de todos aquellos que espero de tu misericordia infinita en este mundo y en el otro para mí y para todos aquellos que me son queridos. Amén.

DIOS ES TODO PARA MI



Dios es mi Padre,
qué feliz soy!
Soy hijo suyo, hijo de Dios.

Si Dios cuida de mi,
¿qué me puede faltar?
ni un solo instante, no,
me deja de mirar;
mi vida suya es,
cual diestro tejedor,
la va tejiendo El
con infinito amor.

Hilo por hilo
tejiendo va,
si tú le dejas
¡que bien lo hará!

Después del huracán
un pájaro cayó,
no creas que eso fue
sin permitirlo Yo;
el pajarillo aquel
se vende por un as,
no tienes que temer,
tú vales mucho más

No ves con qué primor
El sabe engalanar
al lirio que tal vez
mañana han de cortar;
pues si
a una humilde flor
cuida tu Dios así,
¡con qué infinito amor
no cuidará de ti!

En el cielo se ven
mil estrellas brillar;
Dios las conoce bien,
Dios las puede contar.

Si El mismo fue
a buscar la oveja
que perdió,
jamás me ha de olvidar
aunque le olvide yo.

Dios es mi Padre,
mi Padre es Dios.
Dios es mi Padre,
¡qué feliz soy

LA CIUDAD DE DIOS



Dos amores alzaron dos ciudadelas:

El amor de lo bajo, la ciudad baja,

con murallas y fosos y centinelas...

Allí llaman los hombres

"Amo" al dinero,

"Paz" a la muerte,

"Porvenir" al desastre y a la avaricia,

"Subversión" a los gritos de los obreros...

Y pregonan la cínica ley del más fuerte como "Justicia"...



Dicen vivir tranquilos...

pero de noche, a solas...

todos lamentan haber nacido...



Arriba en la montaña, cerca del sol...

El amor de lo alto levantó la brillante ciudad de Dios.

La habitan los pacíficos, los inocentes,

los que, por ser humildes, tienen la cumbre,

los del corazón lleno de mansedumbre,

la buena gente que lleva el Evangelio escrito en la frente...

Ellos son la semilla de la belleza...

Ellos son la promesa de un mundo limpio...

Y la certeza de que dará su fruto tanta tristeza...



Amigo:

Delante de ti tienes las dos ciudades...

Nadie vendrá a quitarte tu libertad,

pero tampoco a nadie podrás culparle del camino que sigas,

del señor al que digas:

"Quiero ser ciudadano de tu ciudad".



Sé que, a veces, es duro subir al monte...

que es más fácil quedarse por las bajuras...

Pero la ciudad baja siempre es oscura,

Y arriba tienes el horizonte.

¡Únete a los amigos de la paloma!

¡Deja que cuiden otros de la serpiente!

Júntate a los pequeños, a los sencillos,

a los que dicen siempre lo verdadero

a los puros de espíritu que no vendieron

por un poco de astucia sus ojos limpios...

Coge lo más hermoso que haya en tu casa...

mételo en tu mochila de vagabundo

y vete por la senda de la alegría para que un día

-como la levadura sobre la masa-

la hermosura de todos fermente al mundo...



Hallarás otros locos en la tarea...

de todos los países y los colores:

esos son tu familia... esa es la Iglesia

que fundó un hombre joven de Galilea con pescadores,

para hacer de los tiempos, tiempos mejores...




San Agustín

APRENDÁMOS DE SAN AGUSTIN


San Agustin vivio hace mas de 1500 años y ahora aun se habla de él como "el primer hombre moderno". Su autobiografia, la historia de su camino hacia Dios, "Las Confesiones", son hoy dia un best seller.


Cuando el hablaba de si mismo como poseedor de un "corazon inquieto" expresaba nuestra eterna búsqueda de ese ALGUIEN a quien llamamos Dios.


Su conversión ha cautivado la imaginacin de quienes buscan a Dios. Algunos han determinado seguir sus huellas y llevar una vida de conversion permanente como religiosos consagrados que viven segun la "Regla de San Agustin".

Llego a se doctor de la Iglesia y uno de los grandes maestros de su doctrina. Entre los muchos regalos que Agustin lego al pueblo de Dios esta la "Forma de Vida Agustiniana" He aqui un pequeño repertorio de lo que se rescata de este santo de Dios.



¡Ordena tu amor! Mira a tu interior..., no sea que ames lo que no debes, o no ames lo que debes amar...
¡Ordena tu amor!
No sea que ames más lo que debes amar menos o ames menos lo que debes amar más...


Subí al cielo..., pero aún permanezco en la tierra...
Allí estoy sentado a la derecha del Padre; aquí aún tengo hambre y sed, soy peregrino..., son pisados mis miembros por toda la tierra...


No busques qué dar...
Date a ti mismo...


Tarde te amé, hermosura tan antigua y tan nueva...
¡Tarde te amé!
Tú estabas dentro de mí y yo fuera..., y por fuera te buscaba...


El no tiene..., tu si..., es tu hermano...
Si aún no eres capaz de dar la vida por el, por lo menos..., comparte con el tus bienes...
Si no..., ¿cómo puedes llamarte cristiano?


La medida del amor es el amor sin medida...


Nos hiciste, Señor, para ti y nuestro corazón estará insatisfecho hasta que descanse en tí...


Con el amor al prójimo el pobre es rico..., sin él el rico es pobre...


¡Oh Dios, separarse de ti es caer; volverse a ti levantarse; permanecer en ti estar seguro!
¡Oh Dios, salir de ti es morir; volver a ti revivir; habitar en ti vivir!


¿Queréis cantar alabanzas a Dios?
Sed vosotros mismos el canto que vais a cantar...
Vosotros mismos seréis su alabanza..., si vivís santamente...


¡Camina en Cristo y canta con alegría!..., pues el que te mandó que le siguieses..., va delante de ti...
El resucitó primero..., para que tuviésemos un motivo para esperar...


Los hombres salen a hacer turismo para admirar las crestas de los montes, el oleaje de los mares, el copioso curso de los ríos, los movimientos de los astros...
Y..., sin embargo..., pasan de largo de sí mismos...


En la cruz..., ¿fue Cristo el que murió..., o fue la muerte la que murió en El?...
¡Oh qué muerte..., que mató a la muerte!


No te alabes a ti..., sino a Dios en ti...
Y no por lo que eres..., sino porque El te hizo... No porque tú puedes algo..., sino porque El puede en ti y por ti...


Que nadie diga: "¿para qué voy a ir a la iglesia? Mira los que van todos los días..., no practican lo que oyen"...
Sin embargo hacen algo: oír... Así algún día podrán hacer las dos cosas: oír y practicar... Pero tú..., ¿cómo vas a llegar a practicar si estás huyendo de escuchar?


Dios es caridad, y quien permanece en la caridad, permanece en Dios.
Ama, pues, al prójimo..., y en él verás a Dios...


Bienaventurado es, Señor, el que te ama a Ti,
al amigo en Ti,
y al enemigo por Ti...


Si Dios es amor..., ama a Dios el que ama el amor..., y ama al amor el que ama al hermano...
Cuando amamos al hermano con amor verdadero..., le amamos con un amor que viene de Dios...
Y el que no ama al hermano, no está en el amor..., y el que no está en el amor no está en Dios porque Dios es amor...


No te atasques en el camino, pues no alcanzarás el fin
No te detengas en cosa alguna hasta que llegues al fin...
¿Te uniste a Dios?
Terminaste el camino..., llegaste a la patria.


Conocerse de verdad a uno mismo no es otra cosa que oír de Dios lo que Él piensa de nosotros...


De ahora en adelante sólo a ti te amo..., sólo a ti quiero estar unido..., es a ti a quien busco..., a quien quiero servir... Porque sólo tú eres mi Señor y yo quiero pertenecer solamente a ti...


Cuando amas corres... Tus pies son tu amor... Y..., debes tener dos pies para no andar cojo...
¿Cuáles son estos dos pies? Los dos mandamientos del amor: el amor de Dios y el amor del prójimo...
¡Corre con estos dos pies hacia Dios!...


¿Por qué te apoyas en ti que no puedes tenerte en pie?
¡Arrójate en su seno y no temas!... No se apartará el Señor para que caigas... Arrójate seguro que El te recibirá y te sanará...


Si comparas lo que eres con lo que debes ser..., verás que lo que te falta..., es mucho más que lo que tienes...
Por eso debes ser más humilde por lo que te falta..., que orgulloso por lo que tienes...


¿Queréis cantar alabanzas a Dios?
Sed vosotros el canto que vais a cantar... Vosotros mismos seréis su alabanza..., si vivís santamente...


La caridad..., de la cual está escrito que "no busca el propio interés", se entiende así: que prefiere las cosas comunes a las propias y no las propias a las comunes... De ahí que, cuando cuidamos el bien común antes que el propio, tanto conocemos que hemos adelantado en la virtud...


Cuando amamos al hermano con amor verdadero..., le amamos con un amor que viene de Dios... Y el que no ama al hermano, no está en el amor..., y el que no está en el amor no está en Dios porque Dios es amor...


Si quieres amar a Cristo..., extiende tu amor a todo el mundo..., porque los miembros de Cristo están por todo el mundo...


Si quieres saber si recibiste el Espíritu..., pregunta a tu corazón..., si encuentras en él el amor al hermano, estate seguro..., porque no puede darse el amor sin el Espíritu de Dios...


Señor, dichoso el que te ama a ti, al amigo en ti, y al enemigo por ti..., pues..., sólo no perderá a ninguno de los que ama el que les ama a todos en Aquel que no puede perderse...


Hay algunos que leen libros para encontrar a Dios... La belleza de lo creado es un gran libro... Contempla, examina, lee todo lo grande y lo pequeño... Dios no se sirvió de letras para que le conocieras..., sino que puso delante de tus ojos las cosas mismas que hizo...


El hombre justo procura ardientemente que las alabanzas vayan siempre dirigidas no a él..., sino a Aquel de quien le viene al hombre todo lo que es digno de alabanza...


No pretendamos ni uno ni otro haber descubierto la verdad... ¡Busquémosla como algo que nos es igualmente desconocido! Podremos así buscarla con amor y sinceridad..., si ninguno de nosotros tiene la osadía o la presunción de creer que ya está en su posesión...


Son muchos los que tienen grandes dones de Dios..., pero..., como no saben quién se los ha dado..., se enorgullecen de ellos inútilmente...
Pero..., nadie es feliz con sólo poseer los dones de Dios..., debe ser también agradecido con quien se los dio...


La verdad no es mía ni tuya..., para que pueda ser tuya y mía...


Aunque a ambos les mueve el deseo de conocer..., el curioso anda a la caza de cosas inútiles..., mientras que el sabio se preocupa sólo de las necesarias...


El hombre bueno es libre..., incluso cuando es esclavo...
El hombre malo es esclavo..., incluso cuando es rey... No es esclavo de otros hombres, pero lo es de sus caprichos...

LA VANIDAD Y EL ORGULLO


Para explicar un poco mas este tema, reflexionemos el evangelio que escucharemos este domingo y de ahi partiremos para desarrollar esto que de verdad es necesario comprender.


Evangelio: Lc 14, 1.7-14


Un sábado, Jesus fué a comer en casa de uno de los jefes de los fariseos, y estos estaban espiandolo. Mirando cómo los convivdados escogían los primeros lugares, les dijo esta parábola:

"Cuando te inviten a un banquete de bodas, no te sientes en el lugar principal, no sea que haya algun otro invitado más importante que tú, y el que los invitó a los dos venga a decirte: «Déjale el lugar a éste», y tengas que ir a ocupar, lleno de vergüenza, el último asiento. Por el contrario, cuando te inviten, ocupa el último lugar, para que cuando venga el que te invitó te diga: «Amigo, acércate a la cabecera». Entonces te verás honrado en presencia de todos los convidados. Porque el que se engrandece a sí mismo, será humillado; y el que se humilla, será engrandecido".

Luego dijo al que lo había invitado:
"Cuando des una comida o una cena, no invites a tus amigos, ni a tus hermanos, ni a tus parientes, ni a los vecinos ricos; porque puede ser que ellos te inviten a su vez, y con eso quedarías recompensado. Al contrario, cuando des un banquete, invita a los pobres, a los lisiados, a los cojos y a los ciegos; y así serás dichoso, porque ellos no tienen con qué pagarte; pero ya see te pagará cuando resuciten los justos".


De aqui partamos ahora para explicar LA VANIDAD Y EL ORGULLO.
Nuestro Señor ejemplifica de modo muy gráfico, en el pasaje de san Lucas que nos presenta para este domingo la Liturgia de la Iglesia, las tristes actitudes de aquellos que consideran decisivo estar sobre los demás, ser famosos, recibir un reconocimiento notorio por lo que son: por lo que valen, por lo que saben, por lo que pueden, por sus éxitos, etc. En la práctica, consideran más importante la opinión de los demás que la suya propia, en la que no suelen ahondar, no vayan a sufrir un desengaño. Les basta, de hecho, con tener la impresión de ser grandes ante los demás. Su verdadera categoría, lo que podríamos llamar, su peso específico, les trae en realidad sin cuidado.

Queramos aprender, todavía un poco mejor, la lección de Nuestro Maestro. Posiblemente tendremos que esmerarnos de por vida en la Escuela Divina, de modo particular cuando se enseña la lección de la humildad. Pues se suele reconocer, entre los buenos directores de almas y entre quienes se afanan por la santidad según Jesucristo, que la soberbia –pecado que se opone a la humildad– muere, por así decir, una hora después de fallecida la persona. Por eso, no nos ha de importar la meditación repetida sobre la necesidad de ser humildes, que es tanto como ser sinceros con nosotros mismos y en la vida.


La primera conclusión de nuestra reflexión en la presencia de Dios, tal vez podría ser, en este caso, que debemos súplicar de continuo a Dios, por la intercesión de Nuestra Madre del Cielo –Maestra de humildad–, que nos conceda esta virtud. La humildad es condición imprescindible en el cristiano, pues sin ella no pueden fructificar de ninguna manera las Gracias que Dios nos concede para ser santos.

Convencidos de la importancia de la virtud de la humildad, que con tanta insistencia predicó Nuestro Señor –así como criticó frecuentemente el orgullo–, pondremos especial interés en examinar la conciencia, buscando manifestaciones interiores, y también externas, que nos pongan más de manifiesto el apego a nosotros mismos. El amor propio es inútil e ineficaz de suyo, pues solamente poniendo a Dios como objetivo de nuestro amor, nos podemos enriquecer en consonancia con nuestra dignidad de personas. Por el contrario, si nuestro interés termina en algo sólo humano "como el propio yo" nos autocondenamos a la insatisfacción.

La parábola que hoy recordamos mantiene su actualidad. En efecto, Dios, que nos ha invitado al “banquete” de la vida –de unos años sobre la tierra– vendrá, como aquel que invitó a unos y a otros al banquete de bodas. Ante sus ojos, y ante los de cada uno, quedará patente si estamos donde nos corresponde. Lo importante es que estemos allí, en nuestro sitio; que permanezcamos en la fiesta de los hijos de Dios, aguardando con ilusión la llegada de Quien graciosamente nos ha invitado a todos. Es desicivo para ello que en esta espera de la vida procuremos lo mejor para los que nos rodean, incluso a costa del prestigio, de la admiración, del dinero, de la comodidad, de la consideración social… ¡No apetezcamos los primeros puestos! Despreocupados de nosotros mismos, podemos y debemos gastar la existencia, como el propio Cristo, en un servicio desinteresado, aunque eso acabe colocándonos en último lugar de este mundo. Dios escogió la necedad del mundo para confundir a los sabios, y Dios eligió la flaqueza del mundo para confundir a los fuertes; escogió Dios a lo vil, a lo despreciable del mundo, a lo que no es nada, para destruir lo que es, afirma san Pablo.

El propio Hijo de Dios hecho hombre llegó a consentir en una muerte despreciable y humillante, como un malhechor más. Hasta esa muerte le condujo su afán por servirnos. Ofrecía así al Padre su sumisión a la condición humana, como precio por la Redención del mundo. Quedó como el último despreciable ante los habitantes de Jerusalén, objeto de las burlas y agravios de cualquiera: el pueblo, los jefes, los soldados… Y en realidad era el momento de su glorificación y de su triunfo. Se humilló a sí mismo haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. Y por eso Dios lo exaltó y le otorgó el nombre que está sobre todo nombre; para que al nombre de Jesús toda rodilla se doble en los cielos, en la tierra y en los abismos, y toda lengua confiese: «¡Jesucristo es el Señor!», para gloria de Dios Padre. Lo escribe el “Apóstol de las Gentes” acerca de Jesús, y nos lo muestra como vivo ejemplo de la entrega y de la exaltación.

La figura de Maria, nuestra Madre del Cielo es una permanente invitación al servicio oculto y desinteresado; cuando responde al angel HAGASE EN MÍ SEGUN TU PALABRA. Acudamos a su intercesión, para que no nos importe ser admirados sino servir y así podamos vivír como Dios quiere que nosotros le correspondamos a su AMOR incondicional.

UNOS Y OTROS


Algunos
comienzan a morir
cuando nacen
otros mueren después
porque dicen "vivir"
Lo que no hacen
.
Solo
vive aquel
que enhebra los hilos
y cose
los remiendos que deshace
.
.Algunos
"mueren" por envidia
otros
"viven" envidiando
.
Si es bueno
lo que envidias
es un mérito
y sino
sentirás el estrépito
.
Algunos
ríen con cinismo
cincelando
una sonrisa entre dientes
otros ríen con gozo
que cubren el abismo
.
Que los separa de los...
" muertos vivientes"

EL HOMBRE MAS GRANDE DE TODOS LOS TIEMPOS


Un puñado de lágrimas en los bolsillos
humedece el muslo de mi pie errante
horada la dermis de mi ser
en busca del hombre sencillo
del común dominante

¿Alguien lo ha visto? es el Cristo
dando la otra mejilla
reptando mediocridad
obviando asterísco
espiándo de puntillas
la eternidad
en el lugar conspicuo

Alguien lo oyó gemir
y no fue en el Móntes de olivos
no gime dolores de espinas
ni heridas de clavos
gime por ancianos enfermos
por guerras infames y niños esclavos

Alguien lo ha visto besando el estómago
hinchado y convexo
de un pálido niño con hambre
de escaso intelecto
mirando por el ombligo
en la mitad de un rezo
su frágil y” vulgar” esqueleto

DIOS BUSCA AL HOMBRE


En Jesucristo, Dios no sólo habla al hombre, sino que lo busca.


La Encarnación del Hijo de Dios testimonia que Dios busca al hombre. De esta búsqueda Jesús habla como del hallazgo de la oveja perdida (cf. Lc 15, 1-7). Es una búsqueda que nace de lo íntimo de Dios y tiene su punto culminante en la Encarnación del Verbo. Si Dios va en busca del hombre, creado a su imagen y semejanza, lo hace porque lo ama eternamente en el Verbo y en Cristo lo quiere elevar a la dignidad de hijo adoptivo. Por tanto Dios busca al hombre, que es su propiedad particular de un modo diverso de como lo es cada una de las otras criaturas. Es propiedad de Dios por una elección de amor: Dios busca al hombre movido por su corazón de Padre.

¿Por qué lo busca? Porque el hombre se ha alejado de El, escondiéndose como Adán entre los árboles del paraíso terrestre (cf. Gn 3, 8-10). El hombre se ha dejado extraviar por el enemigo de Dios (cf. Gn 3, 13). Satanás lo ha engañado persuadiéndolo de ser él mismo Dios, y de poder conocer, como Dios, el bien y el mal, gobernando el mundo a su arbitrio sin tener que contar con la voluntad divina (cf. Gn 3, 5).


Buscando al hombre a través del Hijo. Dios quiere inducirlo a abandonar los caminos del mal, en los que tiende a adentrarse cada vez más. «Hacerle abandonar» esos caminos quiere decir hacerle comprender que se halla en una vía equivocada; quiere decir derrotar el mal extendido por la historia humana.

Derrotar el mal: esto es la Redención. Ella se realiza en el sacrificio de Cristo, gracias al cual el hombre rescata la deuda del pecado y es reconciliado con Dios. El Hijo de Dios se ha hecho hombre, asumiendo un cuerpo y un alma en el seno de la Virgen, precisamente por esto: para hacer de sí el perfecto sacrificio redentor. La religión de la Encarnación es la religión de la Redención del mundo por el sacrificio de Cristo, que comprende la victoria sobre el mal, sobre el pecado y sobre la misma muerte. Cristo, aceptando la muerte en la cruz, manifiesta y da la vida al mismo tiempo porque resucita, no teniendo ya la muerte ningún poder sobre El.

¿DEBEMOS VENERAR A LOS SANTOS?


Sin duda un tema muy polemico y que se trata como si fuera mercadeo o pasatiempo de sectas y hasta entre mismos cristianos que no saben el significado o no alcanzan a comprender como es que llegan los santos a los altares. Es por eso que aqui les dejo esta informacion, esperando que sirva para comprender mas de lo que debemos hacer.

¿Es importante rezar a los santos? ¿Debemos venerarlos? ¿Por qué son santos?

Todos fuimos creados por Dios para ser santos.

Dios quiere que todos se salven (1Tm 2,4), pero para salvarse es necesario renunciar al pecado y seguir a Cristo con fe.

Veneración de los santos.

Los primeros santos venerados fueron los discípulos de Jesús y los mártires (los que murieron por Cristo). Más tarde también se incluyó a los confesores (se les llama así porque con su vida “confesaron” su fe), las vírgenes y otros cristianos que demostraron amor y fidelidad a Cristo y a su Iglesia y vivieron con virtud heroica.

Con el tiempo creció el número de los reconocidos como santos y se dieron abusos y exageraciones, por lo que la Iglesia instituyó un proceso para estudiar cuidadosamente la santidad. Este proceso, que culmina con la “canonización”, es guiado por el Espíritu Santo según la promesa de Jesucristo a la Iglesia de guiarla siempre (Cf. Jn 14:26, Mt 16:18). Podemos estar seguros que quien es canonizado es verdaderamente santo.

La Iglesia no puede contar la cantidad de santos en el cielo ya son innumerables y por eso celebra la Fiesta de todos los Santos. Solo se consideran para canonización unos pocos que han vivido la santidad en grado heroico. La canonización es para el bien de nosotros en la tierra y en nada beneficia a los santos que ya gozan de la visión beatífica (ven a Dios cara a cara). Los santos en el cielo son nuestros hermanos mayores que nos ayudan con su ejemplo e intercesión hasta llegar a reunirnos con ellos.

La devoción a los santos es una expresión de la doctrina de la Comunión de los Santos que enseña que la muerte no rompe los lazos que unen a los cristianos en Cristo. Los Protestantes rechazaron la devoción a los santos por no comprender la doctrina de la comunión de los santos. El Concilio de Trento (1545-63) reafirmó la doctrina católica.

Los santos interceden por nosotros. En virtud de que están en Cristo y gozan de sus bienes espirituales, los santos pueden interceder por nosotros. La intercesión nunca reemplaza la oración directa a Dios, quien puede conceder nuestros ruegos sin la mediación de los santos. Pero, como Padre, se complace en que sus hijos se ayuden y así participen de su amor. Dios ha querido constituirnos como una gran familia, cada miembro haciendo el bien a su prójimo. Los bienes proceden de Dios pero los santos los comparten.
Los santos son modelos. Debemos imitar la virtud heroica de los santos. Ellos nos enseñan a interpretar el Evangelio evitando así acomodarlo a nuestra mediocridad y a las desviaciones de la cultura. Por ejemplo, al ver cómo los santos aman la Eucaristía, a la Virgen y a los pobres, podemos entender hasta donde puede llegar el amor en un corazón que se abre a la gracia. Al venerar a los santos damos gloria a Dios de quien proceden todas las gracias.

Sin duda hay quienes se desvían de una sana devoción y hasta existen personajes que son venerados popularmente al margen de la Iglesia y no son sino falsos santos. Estos errores no justifican que se descuide la auténtica devoción sino mas bien resalta la importancia de la catequesis.


Santos patronos

Un santo puede ser declarado patrono de un país, diócesis o institución religiosa. También hay santos patronos de diferentes gremios y causas. Además, todos podemos elegir un santo patrono de nuestra devoción como modelo e intercesor.

La santidad consiste en la participación más íntima en la vida de Dios. Todos estamos llamados a la santidad: “vosotros, pues, sed perfectos como es perfecto vuestro Padre celestial”, (Mt 5,48). Algunos cristianos han reflejado con mayor heroísmo y coherencia cómo se puede vivir en perfecta sintonía con el Dios de la vida. No son superfluos los santos, pues nos ayudan a ver en la práctica cómo es posible dejarse poseer por el Espíritu Santo y vivir según las Bienaventuranzas.

Los santos, además de interceder por nosotros y concedernos favores, nos sirven como modelos a imitar en la vivencia de virtudes, como ejemplos de padres de familia, de misioneros, de católicos comprometidos, etc. Ellos no nos sobran, pero tampoco suplen a Dios. Son personas que han entregado su vida y que Dios nos los pone como puntos de referencia.

miércoles, 25 de agosto de 2010

CUANDO CREAS QUE DIOS NO TE ESCUCHA


Esta reflexion, sin duda debemos ponerla en práctica y cuando los problemas, las burlas y la soledad nos ataquen, recordemos que Dios siempre esta trabajando para ayudarnos; no duden de ÉL, puesto que para cada quien hay una esperanza, aprendamos juntos.


Un Día, zarpó un barco a alta mar. Iban 20 hombres

Era un viaje de 50 días y entre ellos se encontraba

un fiel Cristiano de quien todos en la tripulación se burlaban. Un Cristiano Marinerito.

Una noche estallo el cuarto de máquinas y se hundió el barco

sobreviviendo solo el fiel Cristiano al naufragio.

El único sobreviviente de un naufragio estaba sobre una pequeña isla desierta. Estaba orando fervientemente, pidiendo a Dios que lo rescatara. Todos los días revisaba el horizonte buscando ayuda, pero ésta nunca llegaba.

Ya Cansado, eventualmente empezó a construir una pequeña cabaña para protegerse y proteger sus pocas posesiones.

un día se fue a pescar y regreso corriendo al ver que se quemaba su choza y no pudo salvar nada.

después de haber perdido todo, anduvo vagando en la isla como sonanbulo, ya sin esperanza.

El náufrago estaba confundido y enojado con Dios y llorando le decía: '¿Cómo pudiste hacerme esto?', y se quedó dormido sobre la hamaca.

Temprano a la mañana siguiente, escuchó asombrado la sirena de un buque que se acercaba a la isla.

¡Venían a rescatarlo!.

Al llegar sus salvadores les preguntó:

'¿Cómo sabían que yo estaba aquí?'.

Y ellos les respondieron:

'Vimos las señales de humo que nos hiciste...'

Es fácil enojarse cuando las cosas van mal, pero no debemos perder La Fe en Dios , porque Dios está trabajando en nuestras vidas en medio de las penas y el sufrimiento. para darnos crecimiento espiritual y más Fe en Él


Recuerda la próxima vez que tu pequeña choza se queme. . . . No Pierdas la Fe Puede ser simplemente una señal de humo que surge

de la GRACIA DE DIOS. Por todas las cosas negativas que nos pasan, debemos decirnos a nosotros mismos siempre:

DIOS TIENE SIEMPRE UNA RESPUESTA

POSITIVA PARA TODAS LAS COSAS NEGATIVAS.

sábado, 21 de agosto de 2010

LA ORACION ES EFICAZ


“ Cuando un justo reza, su oración tiene una gran eficacia” (Santiago 5,16)

Para esto, es importante aclarar que: REZAR es repetir una formula de oracion, como el rosario, alguna oracion para la mañana, la tarde o para los enfermos y situaciones dificiles, no es malo hacerlo de hecho es muy bueno pero siempre y cuando no lo hagamos rutinario, que cada palabra que mencionemos la interioricemos y veran que es muy bello comunicarse con Dios. Por otra parte cuando decimos ORACION quiere decir que es una comunicacion directa con Dios, no vean a Dios como un ser inalcanzable, ÉL esta siempre a nuestro lado y es por eso que cuando decimos orar es que tenemos un dialogo personal con ÉL y creanme es maravilloso, al despertarte da gracias, al acostarte y hasta cuando haya dificultad, y veran que Dios es un amigo que escucha y complace a sus hijos muy amados que somos todos y cada uno de nosotros.

Nada tiene más impacto en tu vida, tu iglesia,tu comunidad, tu país, o el mundo que la oracion del pueblo de Dios. Santiago lo subraya cuando escribe que tus oraciones eficaces “pueden tener una enorme importancia”.


Puedes tener una comprensión mejor de la declaración de Santiago examinando tus propósitos en la lengua de origen empleada: el griego.

Si te pones del lado del conjunto de las palabras, el versículo puede leerse así:” la oración o la súplica activa, enérgica, iluminada de fervor por el justo (el que es justificado por la sangre de Cristo) prevalece por su fuerza y poder y puede realizar mucho”.

Este tipo de oración pone al enemigo en fuga, cura a los enfermos, resucita a los muertos, restaura los matrimonios rotos, destruye las pasiones, libra al oprimido y a los cautivos y glorifica al Señor en tu situación.

Dinamizada por la fe, esta clase oración tiene la audacia de un león; ella no abandona nunca y no se echa para atrás ante la adversidad.

Y sin embargo, muchos cristianos no rezan como si sus oraciones pudieran llevar a cabo muchas cosas”. Al contrario, a ellas les falta el entusiasmo, son débiles, indecisas e incluso simples excusas.

Desde ahora, pide a Dios que te ayude a evaluar tu vida de oración. ¿Rezas realmente con fe o la haces por costumbre? ¿Hay algún pecado en tu vida que dificulta la escucha de tus oraciones? ¿Has cesado de orar porque no has obtenido inmediatamente las respuestas que esperabas?

Hoy, reza con confianza y fe, sabiendo que tus oraciones “pueden hacer mucho en ti”. Reza con celo y dinamismo, convicción y certeza. No te abandones. Haz tus súplicas con seguridad delante de Dios, y persevera en la oración hasta que intervenga en tu situación.


Hay en las parroquias grupos de oracion que rezan el Santo rosario, simplemente tener contacto con Dios en una hora santa, cuando escuchen que habrá ora Santa apuntense y empiecen a convertir a liberar su espiritu de las opresiones del mundo, los problemas siempre los tedremos, las necesidades y pues claro que Dios está esperando a que nos aserquemos a hablar con ÉL. Hay tambien talleres de oracion y vida, no duden busquen antes querer alejarse de la iglesia catolica y de mendigar el AMOR DE DIOS EN OTRO LUGAR, entren en la comunidad, sirvan y sean humildes haganse el habito de escuchar misa todos los dias y de empezar a ser instrumento de Dios, veran que no se arrepentiran, se los digo por experiencia, antes andaba perdiendo el tiempo en cosas sin sentido y ahora mi vida es muy agradable, me siento plenamente, tengo problemas y graves pero ahora he aprendido que no debo decirle a DIOS CUAN GRANDE ES MI PROBLEMA;GRANDE ES MI PROBLEMA; SINO DECIRLE A MI PROBLEMA CUAN GRANDE ES MI DIOS.

TU PUEDES VENCER A SATANAS



Los tres enemigos de los buenos Cristianos son la carne, el mundo y el diablo. Este mensaje discute como tú puedes vencer al diablo para vivir una vida victoriosa en Cristo. Nuestros verdaderos enemigos no son la gente de carne y hueso alrededor de nosotros, sino las cosas invisibles como nuestra lujuria, el rencor, el sistema del mundo y satanás y sus demonios.

La Biblia nos enseña que si amamos a Dios y tenemos trazados en nuestros corazones sus propósitos, Él hará que todo funcione para nuestro bien, incluyendo los problemas que el diablo ú otras personas puedan traernos (Romanos 8:28). Ningún ser humano puede perjudicarnos de manera eterna. Una vez que nos damos cuenta de ésto, estaremos liberados completamente del miedo a los hombres. Ni el Diablo ni ningún ser humano pueden dañar los planes que Dios tiene para nuestra vida. En realidad, sólo tú mismo puedes hacer ello si no respondes a la voz de Dios.

Las Pruebas y Tentaciones Son la Manera en la Que Dios nos Lleva a la Santidad; Dios en su gran sabiduría le permitió a satanás que entrara al Jardín del Edén y que tentara a Adán y a Eva. Él le ha permitido a satanás que tiente al hombre por los últimos 6.000 años e incluso permitió que Su Hijo, Jesús, fuese tentado también (lo vemos en Mateo 4). Hay muchas cosas que nosotros no entendemos completamente, sin embargo, sabemos que satanás fue el instrumento que Dios utilizó para poner a prueba a Adán y a Eva y ver lo que ellos escogerían. Así que vemos que la tentación y las pruebas han sido ordenadas por Dios, para hacernos mejores comparado asi no las hubiésemos tenido. Si no puedes ser tentado a hacer algo malo, entonces nunca podrás ser santo. Por ejemplo, un árbol nunca puede ser santo porque no puede ser tentado. No tiene libre albedrío. La huella del trabajo de satanás es quitarte tu opción de escoger. Vemos que esto pasa en cultos "Cristianos" y en posesiones demoníacas. Dios, por el otro lado, le da libertad a Su gente para que escojan. Incluso los Cristianos que están llenos con el Espíritu todavía tienen la habilidad de obedecer o desobedecer a Dios. Uno de los frutos del Espíritu es el dominio propio, el cual te da más control sobre ti mismo del que tenías antes para que puedas vivir una vida devota, divina.

Jesús ha Desarmado a Satanás
En Colosenses 2:15, aprendemos que a través de la cruz, Jesús desarmó a Satanás y sus demonios. Y de la misma manera en la que nosotros no le tememos a terroristas que han sido desarmados, así mismo no le debemos temer al diablo quien también ha sido desarmado. Esto es algo muy importante que debemos entender, porque si sabemos la verdad, ella nos hará libres (Juan 8:32). De la misma manera que con fe hemos aceptado el sacrificio de Cristo por nuestros pecados, también debemos aceptar con fe que el diablo ha sido derrotado en la cruz. Haciendo esto, seremos liberados del temor hacia el diablo, maldiciones y/o brujería. Por esto es que la fe es tan importante porque si no se tiene fe, no se puede obtener nada de Dios. Quizás Dios tenga algo grande para ti, Él a lo mejor te lo está ofreciendo, pero no lo obtendrás hasta que lo recibas por fe. Todo en la vida Cristiana es por gracia y a través de la fe. La gracia de Dios es el extender Sus regalos hacia nosotros, y la fe es decir, "Gracias Dios" y tomarlos.

La Palabra de Dios, un Regalo Preciado
Dios tiene muchos regalos para Su gente que no son tomados y parte de la causa es que no conocemos la Palabra de Dios lo suficientemente bien. Si el diablo puede evitar que leas la Biblia , entonces él ha ganado. Si no estás invirtiendo suficiente tiempo en la Palabra de Dios, apaga el televisor o lo que sea que te esté distrayendo, para que puedas meditar en la Palabra de Dios y te liberes. Ir a misa una vez a la semana no es suficiente. Tú necesitas saber la Palabra de Dios. Después de todo, ella es la espada del Espíritu Santo. Así que recuerda: Dios ha desarmado a satanás y te ha dado ésta arma y si la usas, podrás vencer al diablo de la misma manera que Jesús lo hizo en el cuarto capítulo del libro de Mateo. Jesús citó las verdades de Dios contra cada una de las tentaciones de Satanás. A medida que vayas conociendo mejor las Escrituras, el poder de satanás sobre ti se irá diluyendo porque tú tendrás más y más verdad contra él en tu armadura espiritual para combatirlo. Job, el gran hombre de Dios, dijo en Job 23:12 que él estimaba la Palabra de Dios más que a su comida diaria. Por esto es que Job fue capaz de vencer a satanás a pesar de los severos ataques que sufrió por parte de él.

La Estrategia de satanás para Tratar de Vencerte
La manera en la que satanás trata de vencernos hoy es la misma manera que utilizó en contra de Eva en Génesis 3. El primer método de Satanás fue hacernos cuestionar la Palabra de Dios (verso 1). Una vez que el diablo te hace dudar de lo que Dios ha dicho, ya él ha puesto un pie en la puerta y es solo cuestión de tiempo para que ocupe la casa entera. Fíjense también que Eva entró en una discusión con el diablo, mientras que Jesús citaba la Palabra Dios y finalizaba con eso la conversación (ver Mateo 4). Si tomamos la misma actitud, nosotros también podremos vencer. El segundo método de satanás es hacernos cuestionar el amor de Dios hacia nosotros. Si él te puede hacer dudar de ésto, entonces él ya te ha debilitado. En el verso 5, el diablo cuestiona el amor de Dios hacia Eva al querer decir que el Señor estaba ocultando algo de ella al no permitirle comer del árbol. En la actualidad, satanás trata de hacernos dudar del amor de Dios al preguntarnos cosas como "Por qué Dios no responde mis oraciones?", "Por qué Dios no me dá ese trabajo?", "Por qué no me permite casarme con esa muchacha?", "Por qué Dios permite que ese niño muera?" Podrían ser cientos de cosas, pero el común denominador de todas ellas es la acusación de que Dios no te ama. El perfecto propósito de ésto es el de tratar de plantar una semilla de duda en tu mente para hacer que te caigas.

Dios Siempre Está de Nuestra Parte
Incluso cuando desobedecemos a Dios, Él está siempre de nuestro lado en contra del diablo. Tu tomarías el lado de tu hijo rebelde, si él está siendo atacado por una serpiente. Entonces, cuánto más no tomaría nuestro Padre Celestial nuestro lado en contra de satanás a pesar de nuestros pecados y errores? Nunca creas que Dios, en ningún momento, tomaría el lado de satanás en contra tuya. Eso es imposible - porque Dios y satanás se hallan en lados opuestos para siempre. Tú podrías preguntar por qué Dios se opone al orgulloso (1Pedro 5:5). Él hace eso por amor a ellos, porque la gente orgullosa está dirigida a la muerte eterna y necesita hallar oposición para poder ser salvos. Dios también usa enfermedades, a pesar de que vienen del diablo, para hacernos bien. El permite enfermedades en nuestras vidas para hacer trabajos de santificación en nuestros corazones, que ninguna otra cosa puede lograr. También usa enfermedades para prevenirnos de convertirnos en orgullosos (ej. 2 Corintios 12:7). El orgullo es algo muy maligno. El orgullo fue lo que llevó a satanás a caer de su lugar como cabeza de los ángeles y convertirse en el diablo. Y como el pecado vino a través del orgullo, la salvación tenía que venir a través de la humildad, por lo que Jesús se humilló a sí mismo. Así que cualquiera que sea el problema en tu vida, ya sea una enfermedad o una persona difícil, Dios puede usar esa situación para convertirte en una persona humilde. Y cuando eres humilde, recibes la gracia de Dios para vencer (1Pedro 5:5). Si hay un obstáculo en tu vida que parece que no va a desaparecer, humíllate a ti mismo y pídele a Dios que la gracia supere a ese problema. Tú puedes vencer a satanás sin importar la situación en la que te encuentres.

Cuatro Maneras de Vencer a Satanás:

Confesión del pecado: si tienes algún pecado en tu vida que no hayas confesado, esto es un punto de contacto con satanás que necesita ser eliminado a través de la confesión. El único pecado que Dios no perdona es el pecado que no confesamos. Así que ve ante el sacerdote y dile a Dios "Señor, soy un pecador". Ni siquiera tienes que hacer una lista de tus pecados. Recuerda la parábola del hijo pródigo en Lucas 15. Él hizo muchas cosas malas en contra de su padre, pero cuando retornó a casa, él dijo, "Padre, he pecado contra el cielo y contra ti", y su padre lo recibió inmediatamente. Pero cuando te acuerdes de algún pecado en particular que has cometido, confiésalo a Dios. El pecado que ocultas es el pecado que te ocasionará problemas por el resto de tu vida.

Odia al orgullo: recuerda que satanás se convirtió en satanás por orgullo. Así que odia al orgullo más de lo que odias al adulterio o a cualquier otro pecado. Muchos Cristianos no odian al orgullo suficientemente porque no entienden lo maligno que es. Tu no caes en adulterio fácilmente pero sí caes en el orgullo rápidamente. Incluso la persona más espiritual puede tropezarse en esta área. Por ejemplo, si algo bueno te pasa a ti o Dios te usa para bendecir a alguien, puede ser que de orgullo te infles. Orgullo es lo que necesitas temer. Confiésalo a Dios, tan pronto como te des cuenta. Mientras más orgullo tengas, más cerca estarás de satanás. Decídete a humillarte a ti mismo en toda situación para que puedas vencer al diablo. Reconoce que la humildad no es tener baja autoestima. Tú eres muy valioso y Dios quiere emplearte, pero siempre dale a Él crédito total. Eso es humildad.

Cítale la Palabra de Dios al diablo: en Apocalipsis 12:11, la Biblia nos enseña que las personas de Dios vencen al diablo a través del sacrificio de Cristo y por "la palabra de su testimonio", es decir, decirle al diablo que la Palabra de Dios dice exactamente lo que Jesús hizo. Dile al diablo "Jesús te ha quitado tus armas. No puedes tocarme. Sé que parece que estas personas están hiriéndome pero todo va a ser para mi bien". Recuerda: la maldad mas grande que sucedió sobre la tierra fue la crucifixión de Jesús, pero también fue lo mejor (junto con su resurrección) que pudo haber sucedido. Esto significa que la maldad más grande que el diablo hizo, Dios la transformó para convertirla en el bien más grande para la humanidad. Y Dios todavía está en su negocio de hacer que las cosas malas trabajen para el bien.

Oren Juntos en Unidad: En Mateo 18:18-20, Jesús habla acerca de atar cosas en la tierra y en el cielo. Lo que necesita ser atado en los cielos son las actividades de satanás porque ese es el sitio donde él reside ahora (ver Efesios 6:12). Nosotros tenemos autoridad sobre satanás porque él fue vencido en la cruz. Si algo malo está pasando en tu casa, tú y tu esposo(a) deben reunirse en unidad y orar para que la actividad del diablo sea atada en el Nombre de Jesús. Y si hay alguien en la tierra que haya sido atado de alguna manera por satanás, tú también puedes liberar a esa persona en el nombre de Jesús. Sin embargo, como dice el versiculo 19, se necesita un mínimo de dos personas para hacer ésto. Con dos o más reunidos, ahí estará Jesús en medio de ellos y habrá una tremenda autoridad en sus oraciones. Sin embargo, los que estén orando deben acordar en espíritu también. No puede haber conflicto entre ellos. Muchas veces, el diablo trata de traer conflictos entre esposos o los líderes de una iglesia para entrar a esa casa o iglesia. Sin embargo, si caminan en unidad, el diablo no tendrá una manera de meterse y siempre será vencido. Busca la unidad con tu esposo(a) y con aquellos en el cuerpo de Cristo y si te das cuenta de algún problema que no ha sido resuelto por un largo tiempo, encuentra a una persona para que rece contigo y así atar esa actividad Satánica en el Nombre de Jesús.

viernes, 20 de agosto de 2010

CONOCIENDOME A MI MISMO


El dia de hoy en el grupo se vivió un rato divertido con esta dinamica, tratando de conocernos y conocer a los demás, sin duda es muy padre aprender que no somos unicos y que nuestros defectos y virtudes tambien las tienen los demás, espero que les haya gustado y pues no olviden que Dios se vale de cualquier medio para confirmarnos que no estamos solos, que este camino lo recorremos de su mano y que cada dia debemos valorarlo.


Estas fueron las preguntas, sencillas pero que encierran un valor incalculable, lo malo es que no alcanza el tiempo para conocer lo que uno guarda y que nos puede ayudar, sin embargo con la constancia de estar asistiendo al grupo sin duda creceremos y conoceremos a Dios mucho mejor; las preguntas fueron las siguientes.


¿Quién soy yo?



¿Cómo soy yo?


¿Una palabra que describa quién soy?



¿Qué me gusta hacer, y que no me gusta?



¿Cómo es mi forma de actuar?


¿Cómo creo que me ven los demás?


¿Qué cosas valoro y qué me gusta de mí?


¿Qué creo que deberia cambiar?



Respondiendo a estas preguntas podremos autoevaluarnos y ver que es lo que nos falla y en que debemos trabajar, Dios nos quiere activos y constantes, sinceros y conscientes de nuestros actos y esto me agrada puesto que sin duda las experiencias de los demas me ayudan a conocer y reconocer mis errores, los defectos, virtudes y a valorar lo que cada uno tiene

¿ALGUIEN SABE QUE PASARÁ MAÑANA?


La verdad no lo sé, cada día es una incertidumbre
de acontecimientos que no alcanzo a digerir,
no ha sido simple conllevar cada incidente,
todo puede bajonearme y de hecho lo hace, pero
pasado el duelo, existe la esperanza, nuevamente
crece la ilusión en mi, la cual había perdido.

Esto por lo menos me llena de fuerza, sé que
voy a hacer frente a lo que pase mañana, por
hoy los retos están dispuestos, solo me queda
afrontarlos sin dar tregua, como tales no me han
dejado descanzo, basta ya de eso, descanzar es
para quien nació sin fuerza, sin coraje,
descanse demasiado, si en mi letargo dormí,
ya no más, solo quiero pasión, energía en mi,
que me impulse a luchar contra viento y marea,
ya son muchas las labores las que me atañen
y no he de rendirme frente a lo que venga,
moriré peleando o definitivamente encontraré la paz...


y la libertad...

Por mis sueños y por mi felicidad esta batalla la gano, a sangre...
CON LA AYUDA DE AQUEL QUE ME FORTALECE Y EN MI HABITA, SI ASI ES
ÉL ES DIOS QUIEN ME HA CREADO PARA TRIUNFAR Y SALIR ADELANTE EN CADA
OBSTACULO QUE A MI PASO ENCUENTRO.

EL ARREPENTIMIENTO


Desconozco las palabras necesarias para expresar un verdadero arrepentimiento...

Busco en el diccionario de sentimientos los sinónimos de momentos en los cuales fueron manoseadas las emociones que hoy se asemejan a lo que trato de comunicar…

De nada sirve en este momento saber y conocer cuáles son mis atributos...
Si tengo la certeza de mis defectos…

Conociendo todo lo bueno que puedo sembrar, aborrezco la capacidad de arruinar situaciones con mi carácter, aquel instante en el que tengo el poder de cambiar las cosas y lo hago mal…

El orgullo y rabia que motivó a calar más profundo el agujero en el que caigo…
y que hoy me siento…del cual no me atrevo a salir, por vergüenza, por dolor…
por arrepentimiento….

Necesito sentir que puedo enmendar el daño, que no lo volveré a hacer…que Dios me puede cambiar, que puedo amar más allá de lo que odio…
Que el Amor puede ser más grande…quiero que mi corazón hable por mi…Dios todo poderoso, te pido perdón….y que sea tu corazón en el mío…y ya no más de mí...

"Dense cuenta de que aún cuando se comete un error, éso también puede ser una oportunidad. Cuando uno se da cuenta de que ha ido contra su propia verdad y ha comprometido lo que siente en su corazón, permitan que las lágrimas fluyan muy profundamente en su interior y ellas podrán ser una transformación."

Si uno tiene clara la certeza de sus defectos y mejor aún, si reconoce cuáles son sus atributos... esta en uno mismo el poder comunicarlos a su favor y al favor de los que ama. Si crees en la verdad, en la bondad y valor de todo ser humano, aun cuando con su comportamiento se empeña en demostrar todo lo contrario, entonces cree en ti.

A veces uno simplemente no actúa o actúa mal, porque en realidad no tiene la perspectiva suficiente para tomar decisiones, o toma las equivocadas. Tomarse el tiempo para resolver o reflexionar sobre nuestras decisiones, también es algo valioso para obtener la seguridad y la confianza propia de poder actuar con conciencia, sin ánimos de fallar a nadie.

Virtuosamente tiene uno la gracia de darse cuenta de sus errores. No puedes permitirte adolecer eso, sino todo lo contrario. La vida necesita de personas como tu, que reconozcan que se han equivocado, y lo que es mejor... que tienen la fuerza para expresarlo. No guarden eso, es posible transformar el mundo gracias eso. Aunque sea con mínimas acciones que intenten arreglar tu entorno, el mundo te lo agradecerá.

Creer en ti, y en tu arrepentimiento, es el primer paso para el AMOR.

"El arrepentimiento puede convertirse en un fenómeno muy profundo dentro de ti, si comprendes la responsabilidad. Entonces, incluso algo muy pequeño, si llega hasta el fondo de tus raíces, si las lágrimas no vienen sólo de tus ojos, sino de cada célula de tu cuerpo, puede convertirse en una transformación."

Cuando algo nos deprime y la culpa nos provoca este dolor, recuerden que Dios no es sordo y que si uno se equivocó debe pedir perdon, arrepentirse de corazon y confesarse ante un sacerdote, enmendar esas faltas depende de uno mismo, y cada que uno tiene ese dolor es bueno compartirlo con personas de confianza, no duden en que Dios los escuchará y que actuara en la dificultad que nos afecte.

LA FELICIDAD


La felicidad absoluta no creo que exista, pero sí su aproximación. Y cada uno de nosotros debe dar con las claves para tenerla y es cada uno de nosotros quien debe poner su propio granito de arena para encontrarla.

Ahora no pretenderé dar ninguna lección de buenas prácticas para conseguirla, pues como he dicho cada uno debe dar con su propio manual. Simplemente, por primera vez, quiero dejar por escrito algunas de esas cosas que considero que hasta el día de hoy, aún con las adversidades que nos depara la incierta vida, soy un Hombre feliz. Y esta ha sido mi receta:


Comportarse ante las cosas como una madre o un padre. Querer y dejarse querer, dando incluso más de lo que se recibe. Nunca olvidarse de quererse también a uno mismo. Rodearse de fieles amigos y familiares , y si no son sabios, al menos que sean nobles para confiar en ellos. Tener algun enemigo en la exacta y necesaria medida para no quedarte dormido, cuestionar tus propias certezas y que entre ellos haya al menos uno que sea justo para así no confiarte de ir tan seguro.

Se tiene que ser útil, pero no insustituible. En momentos difíciles, cuando ya no te queda nada, esa utilidad es la que te sirve para mantenerte en pie, buscando el mejor camino.

Se tiene que ser tolerante y comprensivo, es fácil equivocarse. Ayudar a quien irremediablemente se equivoca más. Haz uso de la tolerancia para dar ejemplo a los demás.

De joven, madurar poco, sin prisas. Ya de maduro, no insistir en rejuvenecerse. Y ya siendo viejo, bueno, cuando llegue a viejecito, espero no caer en la desesperación. Saber disfrutar del gozo y del dolor de cada edad, procurando que fluya el gozo sobre el dolor, cosa muy necesaria para vivir bien y en paz.

Plantar semillitas y acompañarlas durante su crecimiento.

Trabajar para vivir y no vivir para trabajar. Priorizar el tiempo libre ante el dinero. De dinero, sólo el necesario y sentarse un día delante de él y decirle: "Tú eres mío. Que quede claro que el amo soy yo y nunca seré tu esclavo".

Soñar y cada año hacer lo posible por conseguir como mínimo uno de esos sueños.

Ante los problemas no perder el tiempo buscando culpables, sinó soluciones.

Ver el vaso medio lleno y no medio vacío.

No frustarse y deprimirse por ser a veces un cobarde, sinó ver que el afrontar los miedos nos ayuda a ser más fuertes. Apretar con rabia los dientes e ir superándolos uno a uno.

No dejarse caer por la tentación del egoísmo y la envidia. No hacer o dejar de hacer cosas sólo porque así actúe tu vecino. Si las haces que sea convencido que es lo que verdaderamente tú quieres.

Y sobretodo poner una cucharada de amor en cada cosa que haces.

Por suerte sabemos que muchas cosas se nos resbalan de las manos porque el destino nos estira hacia su incierto camino. Pero esta receta, de momento, me da muy buenos resultados.

Y recuerda, no puedes repartir felicidad si antes tú no la tienes.

PERMITE QUE DIOS ENTRE EN TU INTERIOR, CUANDO TOQUE TU PUERTA, DEJALO ENTRAR Y QUE ÉL HAGA DE TI UN INSTRUMENTO AGRADABLE A SU PARECER. Y VERAS QUE CUANDO ÉL HABITA EN TU INTERIOR EXISTE LA FELICIDAD

LA PAREJA IDEAL


Todos y cada uno de nosotros conocemos o somos o hemos sido o seremos perecedores del mal de amores, de una separación o de una frustación en el tema amoroso. Todos conocemos a gente que rompe sus relaciones amorosas o que nunca encuentran a esa pareja "ideal".

Para empezar creo que la pareja ideal no existe, pero no es tampoco ninguna inutilidad ni una tontería el pensar en ella, ya que nos sirve de referente para encontrar a esa persona real que se acerque a ese modelo ideal que tenemos.

Algunos pasan tiempo y más tiempo buscando a esa pareja que le llene ese vacío que siente que tiene, buscando a esa media naranja que le complete. Para mí, eso es un error pues cada uno de nosotros, en sí mismos, ya somos toda una naranja completa y por tanto no tenemos que buscar a una media naranja que nos "llene" sinó a otra naranja completa que sea lo suficientemente parecida a ti para poder entenderse y lo suficientemente distinta a ti para que te complemente, esa persona con la que tus y sus diferencias encajen y hagan que cada día se enriquezcan las dos partes de la pareja.

¿Será por eso que siempre he buscado a mi limón y no a mi naranja?

¿Y qué tal si cambiamos el "te amo" por el "te estoy amando"? pues "te estoy amando" significa que cada día estamos construyendo, puliendo y mimando un poquito más ese amor que nos une. Para mi, una relación, nunca se debe dejar de construir día a día.

¿Y qué piensan del amor eterno? Muchos no creen en el amor eterno, pero creo que es porque entienden el Amor como el enamoramiento, y el enamoramiento tiene fecha de caducidad. El Amor es algo más que el enamorarse, es un paso más allá, y ése sí que puede ser eterno.

Ideal o no ideal, eterno o no eterno, "te amo" o "te estoy amando"...lo importante es que cada uno lo viva a su manera, y recuerden que muchas veces para estar preparados para compartir la vida con alguien antes tenemos que aprender a estar solos.

jueves, 19 de agosto de 2010

REGALOS DIVINOS


Hoy es un dia unico y maravilloso, en el cual Dios se vale de todo ser creado para hacerse presente y mostrarse tal y como es, recuerdo que ayer en la oracion final en nuestro grupo de crecimiento, le pedi que reuniera a sus ovejas dispersas y hoy lo ha cumplido, grandes prodigios son los que llenan mi alma, vivo y siento que de verdad lo que hago me llena, puesto que Dios es lo mas maravilloso, mi Guia espiritual hoy lo pude ver, me dio grandes esperanzas y me confió varias palabras que me han fortalecido.

Solo quiero que sepan que para cada uno de nosotros tiene grandes cosas, aveces debemos padecer mucho, pero la recompensa es gratificante, y ahora pido mucho por cada uno de ustedes mis grandes compañeros del grupo juvenil, para que no duden, me siento feliz al ver que participan que gozan y saltan y que contagian a los demas, espero que cada uno de ustedes poco a poco le abran su corazon a Jesus y que ÉL los ayude en las dificultades, me estoy enamorando fuertemente de Dios y eso le temo puesto que es un amor que no merezco, sin embargo, Dios aun me mantiene con vida y con muchas promesas y misiones, dejense llevar, no teman y pidan ayuda, nadie es mas sabio pero sepan elegir a la persona correcta para que no se pierdan, la vida es muy bella cuando la apreciamos y la compartimos como Dios manda.

Hoy jueves con esta misa de sanacion, habian cicatrices que ya desaparecieron, ahora no hay paredes que me impidan recorrer el buen cendero, tampoco habran obstaculos que me limiten a comprender lo que Dios quiere para mi, solo soy uno mas en esta tierra fertil, y debo dar fruto, llore, rei, cante, y servi a Dios, el Padre Hugo me dio la oportunidad de cargar el Santisimo y fue maravilloso, algo que me restauró y de ahora en adelante quiero estar siempre al servicio de todos ustedes, algunos no comprenden pero este año será dificil y muy gratificante.

Puede que la felicidad esté en recorrer el camino, pero para seguir caminando es importante pensar que todo va a tener un final feliz, sobretodo en los malos momentos, porque en los buenos momentos nadie piensa en ningún final, nos gustaría seguir así el resto de nuestras vidas.

Palabras tan intangibles como esperanza o ilusión pierden su significado si no se piensa en un final feliz. Saber que existe es lo que me hace sonreir siempre que vuelvo a tropezarme.

Creía que lo más importante era tener la vida que todo el mundo espera tener, hacer aquello que parece lo más lógico y racional, ser convencional:

tener un trabajo con un buen sueldo, para hacer viajes a sitios exóticos durante el mes de vacaciones;
tener una novia con un buen sueldo, con la que hablar sobre el mundo y las pantallas de plasma gigantes; tener un grupo de amigos con los que hablar sobre tu trabajo, tu novia y tus viajes exóticos; tener, tener, tener, cuantas más cosas mejor, y si no las tengo, te diré que las tendré.
Pues no. Yo no quiero esas cosas, no las tengo porque decidí no tenerlas, porque ese no es mi final feliz.


Este año lo dedico a Dios y a todos ustedes, a mi familia y amigos y por estas fechas estaré escribiendo en que culmina este año de servicio, será dificil pero no imposible.
En mi final feliz miro hacia atrás y no me arrepiento de mis decisiones, miro hacia el frente y no me da miedo lo que veo, miro a mi lado y alguien me sonríe.

En mi final feliz soy yo, el que siempre quise ser, y tú, a quien siempre quise conocer. GRACIAS DIOS POR DARME LA OPORTUNIDAD DE UNIRME A ESTA COMUNIDAD.

EL ANGEL DE LOS NIÑOS


Cuenta una leyenda de un angelito que estaba en el cielo, le tocó su turno de nacer como niño y le
dijo un día a Dios:
Me dicen que me vas a enviar mañana a la tierra. ¿Pero, cómo vivir? tan pequeño e indefenso como
soy.

Entre muchos ángeles escogí uno para tí, que te está esperando y que te cuidará.

Pero dime, aquí en el cielo no hago más que cantar y sonreír, eso basta para ser feliz.

Tu ángel te cantará, te sonreirá todos los días y tú sentirás su amor y serás feliz.

¿Y cómo entender lo que la gente me hable, si no conozco el extraño idioma que hablan los
hombres?

- Tu ángel te dirá las palabras más dulces y más tiernas que puedas escuchar y con mucha
paciencia y con cariño te enseñará a hablar.

-¿Y qué haré cuando quiera hablar contigo?


Tu ángel te juntará las manitas te enseñará a orar y podrás hablarme.

He oído que en la tierra hay hombres malos. ¿Quién me defenderá?

Tu ángel te defenderá más aún a costa de su propia vida.

Pero estaré siempre triste porque no te veré más Señor.

Tu ángel te hablará siempre de mí y te enseñará el camino para que regreses a mi presencia,
aunque yo siempre estaré a tu lado.

En ese instante, una gran paz reinaba en el cielo pero ya se oían voces terrestres, y el niño
presuroso repetía con lágrimas en sus ojitos sollozando.

¡Dios mío, si ya me voy dime su nombre!. ¿Cómo se llama mi ángel?

Su nombre no importa, tu le dirás: Mamá.

SIEMPRE TEN PRESENTE


Siempre ten presente que la piel se arruga,
el pelo se vuelve blanco, los días se convierten en años...
Pero lo importante no cambia,
tu fuerza y tu convicción no tienen edad.

Tu espíritu es el plumero de cualquier tela de araña.
Detrás de cada línea de llegada, hay una de partida.
Detrás de cada logro, hay otro desafío.
Mientras estés vivo, siéntete vivo.
Si extrañas lo que hacías, vuelve a hacerlo.
No vivas de fotos amarillas...

Sigue, aunque todos esperen que abandones.
No dejes que se oxide el hierro que hay en ti.
Haz que en vez de lástima, te tengan respeto.
Cuando por los años no puedas correr, trota.
Cuando no puedas trotar, camina.
Cuando no puedas caminar, usa el bastón.
¡¡¡Pero nunca te detengas!!!

EL AMOR ES...


Dar sin esperar, recibir, ofrecer lo mejor de ti a ese ser especial, compartir sueños e ilusiones, vivir intensamente. Amar es mostrarte
tal y como eres, sin posturas raras ni apariencias engañosas,
brillar por la transparencia de tú alma,
suspirar con sólo decir su nombre.

Amar es desear tocar su alma a través de su cuerpo,
sentir y palpitar con un beso. Soñar con un futuro, desear y
luchar cada día por ser mejor para esa persona.
Amar es disfrutar de lo simple de la vida: Un beso,
una rosa, una canción se convierten en los cómplices
perfectos en una relación.

Amar es desear cambiar el mundo, refugiarte en la
calidez de sus brazos y pensar en que todo cambiará.
Es anhelar tener un poco más de tiempo para contemplar
la belleza de la vida a través de sus ojos.
Un amor puro no te exige… Te fortalece, te acompaña.
Un amor sincero no te condena… Te hace libre.

Este es el amor que yo te ofrezco…
¿Cuál me ofreces tú?

martes, 17 de agosto de 2010

SENSURANDO A LA IGLESIA CATÓLICA


En la actualidad vemos esto ya muy común y por miedo, callamos y dejamos que Dios se pierda, y que solo en las iglesias se hable de ÉL, entre tanto lenguaje inapropiado y cosas vacias que llenan nuestra vida superficialmente, y cuando estamos ahogandonos en tantas dificultades no sabemos como salir y culpamos a Dios porque no nos escucha, pero, ¿acaso nosotros sabemos escucharlo?.

Que los enemigos de la religión católica obstaculicen, marginen o censuren artículos o programas católicos resulta comprensible aunque injusto. En ocasiones el odio a la Iglesia llega a extremos de intolerancia que ni siquiera Voltaire aceptaría.

Pero que haya entre los mismos católicos quienes, por una mal entendida prudencia, tengan miedo de enseñar su fe, e impidan a sus mismos hermanos en la fe la publicación o difusión de la doctrina católica, es algo que causa pena y confusión.

Es cierto que hay que ser prudentes como serpientes y sencillos como palomas (cf. Mt 10,16). Es cierto también que escribir un artículo “muy católico” puede asustar a algunos lectores, provocar reacciones de rechazo, incluso cerrar puertas de comunicación que hasta ahora permanecían abiertas. Es cierto que hay que ir poco a poco, pues presentar la propia fe de modo inadecuado provoca en algunos actitudes de rechazo en vez de ayudar a las personas a un sereno encuentro con Cristo.

Si lo anterior es verdad, también lo es que hay que subir a las terrazas y predicar las enseñanzas de Cristo con valor y confianza, pues no se enciende la luz para esconderla, sino para que brille e ilumine (cf. Mt 5,14-16).

El Maestro pidió a sus discípulos (también a nosotros) que anunciásemos la Buena Noticia, el Evangelio, a todo el mundo (cf. Mc 16,15). No podemos guardarlo escondido por miedo a quienes hostigan sin cesar el gran don de la salvación.

Es Cristo mismo el que nos invita, nos lanza, nos acompaña. Es Cristo el que desea reunir a todos los hombres para que haya un solo rebaño y un solo pastor (cf. Jn 10,14-16). Es Cristo el que desea que nadie se pierda, que todos puedan llegar a la gran fiesta de los cielos (cf. Mt 18,14).

Por eso anunciar a Cristo, en todos los areópagos, en la prensa o en internet, en la televisión o en la radio, en las conversaciones de cada día o en el trabajo, es uno de los compromisos más urgentes que tenemos como bautizados.

Cada católico puede apropiarse, en la medida de sus posibilidades, las palabras que el Papa Pablo VI dijo en Manila el 29 de noviembre de 1970:

“Yo soy Apóstol y Testigo. Cuanto más lejana está la meta, cuanto más difícil es el mandato, con tanta mayor vehemencia nos apremia el amor. Debo predicar su nombre: Jesucristo es el Mesías, el Hijo de Dios Vivo; Él es quien nos ha revelado al Dios Invisible, Él es el primogénito de toda criatura, y todo se mantiene en Él. Él es también el Maestro y Redentor de los hombres; Él nació, murió y resucitó por nosotros”.

¿Por qué esa urgencia de predicar a Cristo? Benedicto XVI quiso dar una respuesta en su viaje a Fátima, Portugal (13 de mayo de 2010):

“Verdaderamente, los tiempos en que vivimos exigen una nueva fuerza misionera en los cristianos, llamados a formar un laicado maduro, identificado con la Iglesia, solidario con la compleja transformación del mundo. Se necesitan auténticos testigos de Jesucristo, especialmente en aquellos ambientes humanos donde el silencio de la fe es más amplio y profundo: entre los políticos, intelectuales, profesionales de los medios de comunicación, que profesan y promueven una propuesta monocultural, desdeñando la dimensión religiosa y contemplativa de la vida. En dichos ámbitos, hay muchos creyentes que se avergüenzan y dan una mano al secularismo, que levanta barreras a la inspiración cristiana”.

Más allá de cualquier censura, venga de los enemigos de Dios o de los mismos creyentes que tienen miedo a las críticas del mundo, podemos hacer nuestro el empuje misionero de san Pablo: “Predicar el Evangelio no es para mí ningún motivo de gloria; es más bien un deber que me incumbe. Y ¡ay de mí si no predicara el Evangelio!” (1Co 9,16-17).

Sí: tenemos que predicar el Evangelio con urgencia, por amor a Cristo y por amor a tantos hombres que lo necesitan y lo esperan en un mundo cada día más hambriento de esperanza y de misericordia.

CATÓLICOS ACOMPLEJADOS


Existe hoy día un catolicismo vergonzante, poco valiente, saturado de relativismo, deslumbrado por la ciencia experimental que en ocasiones sólo es base de una teoría no demostrada; dudoso de si, trata de vivir algo bueno pero aburridísimo; y arrinconado por un laicismo rampante y viejo, aunque expuesto como dogma imprescindible para la convivencia democrática. Algunos han logrado que en bastantes ambientes no se mencione a Dios ni para despedirse, ni se hable de las preguntas fundamentales en torno al hombre -de dónde vengo, adónde voy, el más allá, la muerte, el sentido de la vida-; muchos se han convencido con el pensamiento de que el cristiano no debe imponer sus ideas -cosa bien cierta-, pero aceptan como obligatorias las anticristianas, que acabamos viendo como lo moderno. Desean ser razonables, pero esconden a Dios o lo pretenden con cabida en sus mentes y actuando como ellos decidan. Nos citan a Galileo y nos callan.

Es imposible abarcar lo que nos acompleja; lo escrito anteriormente son unas pinceladas de lo que podríamos llamar el secuestro de Dios, incluso en las mentes y vidas cristianas. Somos prisioneros de unos tópicos bien manejados y con algún fundamento en comportamientos inadecuados para un seguidor de Cristo, pero que en modo alguno invalidan su doctrina ni modo de ser. Podríamos preguntarnos,¿qué es ser católico? ¿y cómo se debe mostrar?; ir a buscar nuestra quinta esencia y no quitarle ni un pelo por más que seamos débiles. Frágiles, sí, pero sabiendo lo que somos y lo que hemos de vivir, aunque hayamos de rectificar en muchas ocasiones.

Como es sabido, las fuentes de lo revelado por Dios al hombre -ahí se contiene lo que somos- son la Sagrada Escritura y la Tradición, custodiadas por el Magisterio de la Iglesia. Lo que Dios ha manifestado de Sí mismo, del hombre y de su destino está en esos dos manantiales, con el natural cuidado de la Providencia para evitar interpretaciones de parte o simplemente erradas. Eso es el Magisterio de la Iglesia: la custodia e interpretación del depósito de la fe, como lo llama muy adecuadamente san Pablo. El cristianismo no es una "religión del libro", sino la religión de la Palabra de Dios, "no de un verbo escrito y mudo, sino del Verbo encarnado y vivo", como afirmó san Bernardo.

Volvamos a la pregunta: ¿qué es ser cristiano? Y lo primero que permanece claro es que no somos seguidores de una palabra muerta, sino discípulos del Dios vivo, que por obra del Espíritu Santo son identificados con ese Verbo encarnado, con Cristo, para ser y actuar como hijos de Dios. Escribe san Pablo a los romanos: "los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios". Y poco más adelante añade que la creación espera ansiosa la manifestación de los hijos de Dios. Esto puede no entenderse o no creerse por carecer del don de la fe, pero un cristiano es otro Cristo -un hijo de Dios en Cristo por la fuerza del Espíritu- al que toda la creación espera con dolores de parto -dice gráficamente el Apóstol- hasta ver a Cristo formado y actuando en cada uno, para que, sin complejos, viva con la mayor honradez posible lo que en verdad es, algo no realizable sin la gracia de Dios y sin la libertad humana.

Con esta fuerte razón teológica, afirmó el fundador del Opus Dei: "el que no se sabe hijo de Dios, desconoce su verdad más íntima". Ahí radica la identidad cristiana y de ahí deriva nuestro comportamiento apropiado. El mismo san Josemaría indicaba en una entrevista -recogida en "Conversaciones con Monseñor Escrivá de Balaguer"- que esa verdad de ser hijo de Dios en Cristo ha de penetrar la vida entera, ha de dar sentido al trabajo, al descanso, a la amistad, a la diversión, a todo. "No podemos ser hijos de Dios sólo a ratos, aunque haya unos momentos dedicados a considerarlo, a penetrarnos de ese sentido de nuestra filiación divina, que es la médula de la piedad". Conocer la verdad no quita libertad, la da. La libertad se pierde en la ignorancia.

Si volvemos a las consideraciones iniciales, comprenderemos que no tiene sentido vivir un catolicismo acomplejado; en todo caso, hemos de moderar el buen complejo de superioridad nacido de lo que realmente somos. Pero no por sentirnos más que nadie, sino por experimentar con sencillez la fuerza de saberse y ser hijos del Padre Nuestro que está en los cielos, por la identificación con Cristo, operada por el Espíritu Santo, cosa que no sucede de ningún modo mágico: se adquiere por el bautismo, se refuerza en la confirmación, se rehace en la confesión sacramental, se alimenta con la Eucaristía, se vive con las luces y el empuje de la oración, y requiere lucha, empeño constante para vivirlo en todo momento. "Hay que ser conscientes de esa raíz divina, que está injertada en nuestra vida, y actuar en consecuencia". Para que no nos vengan a tratar de sorprender con doctrinas falsas y teologicas.

sábado, 14 de agosto de 2010

ATIENDE EL LLAMADO


Oye joven, sé prudente;
apártate para Dios
Entrégate a El por completo;
toma hoy la decisión.

El mundo mucho te ofrece;
se presenta en su esplendor
Pero al final del camino
todo es desilusión.

La carne con sus pasiones
provoca a la tentación
Si no la vences a tiempo,
te lleva a la perdición.

Es una trampa, no cedas;
es lazo del tentador
Repréndelo en el momento,
si no, te espera el dolor.

Mira arriba, hacia el cielo;
busca el rostro del Señor
Es el refugio seguro,
el lugar de bendición.

El es el Amigo fiel;
conoce tu corazón
Es el que llena el vacío;
da plena satisfacción.

Sé sabio, sigue a la meta;
haz tú como el corredor
se sacrifica a sí mismo
por tener el galardón.

Si así hacen los atletas
que ejercitan con tesón,
aprende el ejemplo, joven;
el cielo es de más valor.

Nunca, nunca menosprecies
a tan grande salvación
Te aconsejo que la guardes
con temor y con temblor.

ES MI CORAZÓN EL QUE SE HA ROTO...


Seducido,
conquistado,
mutilado,
por tantas personas,
que el olvido empieza hacerse costumbre,
debo decirlo o muero de tumescencia,
porque el callarme no me trae más consuelo…

No deseo creer en Schopenhauer quien asegura
que hemos venido a un mundo de dolor,
aunque aveces los humanos
somos tan crueles,
que se me hace difícil creer lo contrario…

Como cuando recordamos ese viejo amor
y nos entra la angustia,
la locura,
la nostalgia,
cuando al abrir la puerta
vemos solo restos de sombras de lo que fué,
que algunos débiles calman con alguna “happy pills” ,
o botellas sin fondo…

Mientras otros, más fuertes,
nos debatimos entre la realidad y el pasado,
tratando de aferrarnos a este pensamiento:
aún hay amor, aún hay amor,
a ú n h a y a m o r
repitiendolo para nosotros como un mantra…

Otros, aún más débiles,
pretenden dejar de sentir,
ahogan sus recuerdos en cuerpos extraños,
sin nombre ni alma,
sin rostro, ni piel,
donde solo logran borrar los aromas,
los matices, las palabras,
los hechos, los momentos…

Las piernas nos tiemblan,
nos alejamos por el carril auxiliar,
cargando las sombras de un pasado pesado
llenos de “Carlos o Carolinas”
que nos alejarán de la realidad por un instante,
que nos traerán como las Cup Ramen
“consuelo instantáneo”
mientras recobramos la memoria,
mientras aterrizamos nuevamente a la realidad,
y sentimos de nuevo…