jueves, 10 de marzo de 2011

METAMORFOSIS: UNA VIDA TOTALMENTE NUEVA



Inicio este escrito con  mucha delicadeza, esperando comprendan este paso y  que nos ayude a  comprender los acontecimientos que están sucediendo, pero sin alarmarnos; asimilemos  y  tengamos  la FE  firme que  Dios quiere que nosotros  vayamos suprimiendo  nuestro conformismo y mediocridad, para alcanzar  la felicidad  plena.

Deberíamos ser  como las orugas, que son  muy hambrientas y se convierten en hermosas mariposas que
ilustran el cambio al que hemos sido llamados por Dios.
Muchos libros describen con gran colorido la vida de una oruga al convertirse en una hermosa  Mmariposa. Este maravilloso cambio se llama metamorfosis.

El diccionario  Pequeño Larousse Ilustrado  define metamorfosis como “cambio de un ser en 
otro” o “cambio extraordinario en la fortuna, el estado o el carácter”. El Diccionario de la Lengua
Española lo define así: “1. Transformación de algo en otra cosa. 2. Mudanza que hace alguien o algo de un estado a otro, como de la avaricia a la liberalidad o de la pobreza a la riqueza. 3. Zool. 
Cambio que experimentan muchos animales durante su desarrollo, y que se manifiesta no sólo en la 
variación de forma, sino también en las funciones y en el género de vida”. Por medio de la metamorfosis la oruga se convierte en una criatura totalmente nueva.

La metamorfosis se compara con el proceso del cambio que experimentamos al venir a ser hijos
engendrados de Dios. El apóstol Pablo nos dice lo siguiente en 2 Corintios 5:17: “De modo que si 
alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas”.

En Romanos 12:2 se usa el término del cual obtenemos la palabra metamorfosis: “No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta”. La palabra transformaos  es una traducción de la voz griega  metamorphoo,  y significa que se está llevando a cabo una profunda transformación. De manera que nosotros también debemos ser cambiados en unas criaturas
completamente nuevas mediante el desarrollo de la mente y el carácter de Dios.

La mariposa tiene cuatro etapas de vida: huevo, larva, crisálida, adulto. La larva es lo que comúnmente llamamos oruga. Muchas de las orugas no son muy hermosas. Una oruga es una criatura
muy pequeña que quizá pasaríamos por alto al ir caminando por un bosque. Muchos de nosotros si
viéramos una quizá trataríamos de aplastarla o apartarla de nuestro camino.

Como una de estas diminutas criaturas, nosotros también, de nosotros mismos, no somos nada.
El rey David lo expresó así al decir: “Mas yo soy gusano, y no hombre; oprobio de los hombres, y 
despreciado del pueblo” (Salmos 22:6). Dijo también: “¿Qué es el hombre, para que tengas de él 
memoria, y el hijo del hombre, para que lo visites?” (Salmos 8:4).
Si continuamos hasta el versículo 5, nos enteramos de que Dios tiene un propósito para nosotros. David dijo: “Le has hecho poco menor que los ángeles, y lo coronaste de gloria y de honra”.

Recordemos que Dios dijo: “Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza”
(Génesis 1:26). El propósito de Dios es que lleguemos a ser como él en nuestro carácter y naturaleza. Pero para llegar a serlo, necesitamos ayuda; indudablemente Dios nos brinda esa ayuda incondicional, pero nosotros no  callamos para escuchar su vountad, asi que   espero que lo comprendan y  empecemos a practicar  el silencio  en nuestro interior.

lunes, 7 de marzo de 2011

NO ESPERES PARA MAÑANA

Ama hoy, mañana puede ser muy tarde


¿Ayer?... ¡Eso hace tiempo!...

¿Mañana?...No nos es permitido saber...

Mañana puede ser muy tarde...

Para decir que amas, para decir que perdonas, para decir que disculpas, para

decir que quieres intentar nuevamente...

Mañana puede ser muy tarde...

Para pedir perdón, para decir:

¡Discúlpame, el error fue mío...!

Tu amor, mañana, puede ser inútil;

Tu perdón, mañana, puede no ser preciso;

Tu regreso, mañana, puede que no sea

esperado; Tu carta, mañana, puede no ser leída.

Tu cariño, mañana, puede no

ser más necesario; Tu abrazo, mañana, puede no encontrar otros brazos...

Porque mañana puede ser muy, muy tarde!

No dejes para mañana para decir: ¡Te amo! ¡Te extraño!, ¡Perdóname!,

¡Discúlpame! ¡Esta flor es para ti!, ¡Te encuentras muy bien!

No dejes para mañana

Tu sonrisa, Tu abrazo, Tu cariño, Tu trabajo, Tu sueño, Tu ayuda...

No dejes para mañana para preguntar:

¿Puedo ayudarte? ¿Por qué estás triste?

¿Qué te pasa?

¡Oye!...ven aquí, vamos a  conversar.

¿Dónde está tu sonrisa?

¿Aún me das la oportunidad? ¿Por qué no

empezamos nuevamente? Estoy contigo.

¿Sabes que puedes contar conmigo?

¿Dónde están tus sueños?

Recuerda: ¡Mañana puede ser tarde...muy tarde! ¡Busca!, ¡Pide!, ¡Insiste!,

¡Intenta una vez más! ¡Solamente el "hoy" es definitivo! ¡Mañana puede ser

tarde...muy tarde!

Busca a Cristo hoy.

 ¡Mañana pueda ser muy tarde!

domingo, 6 de marzo de 2011

UN AÑO MAS

Sin duda un año   con mucho que aprender, fue  para todos de crecimiento, aceptación y  de entrega total, me siento  agradecido porque a lo largo de este tiempo, Dios nos ha mostrado su infinita bondad, convivencias, nuevos integrantes, nuevos retos y  cada día sin duda es un constante  aprendizaje, madurando en la fe y  aceptando   los designios,   entramos de nuevo entrando a la cuaresma, el tiempo de  mirar  un poco  hacia atrás  y  caminando siempre para adelante, conquistando estos  nuevos retos; donde para el mundo parece ser  la rutina,  para nosotros como católicos, laicos comprometidos sin duda un tiempo de detenernos a reflexionar y escuchar la voz de  nuestro creador, nos a  dado tanto y sin embargo nosotros  solo damos lo que nos sobra.


Esta semana ya  se respira el tiempo de  conversión, iniciaremos el miércoles, y de ahí esperar  y  compartir este tiempo  con cada uno de los que nos rodean, transformando corazones y  compartiendo mas de lo que ahora tenemos.