miércoles, 11 de enero de 2012

HIDRATA TU ALMA


Así como el cuerpo necesita agua para vivir,
nuestra alma necesita agua espiritual para 
que no se seque ni se deshidrate. 

No esperes a buscar agua cuando estés deshidratado 
ni esperes darle agua a tu alma cuando esté seca. 

Manténla hidratada siempre y verás como funcionas 
mejor libre de ansiedades y preocupaciones y lograrás 
tomar las decisiones correctas.

ENCIENDE UNA LUZ DESDE TU INTERIOR


BUSCAR A JESUS ES UN PROCESO... LENTO Y A VECES DIFICIL ... POR LAS MUCHAS INTERFERENCIAS QUE HAY, Y QUE DIFICULTAN ENCONTRARLO...

PERO CUANDO A PESAR DE TODO SE DA EL ENCUENTRO... SU BENDITA PRESENCIA LLENA DE LUZ NUESTRO INTERIOR... Y LO PODEMOS IRRADIAR A LOS DEMAS.

LA VERDADERA ALEGRIA NO VIENE DE COSAS EXTERNAS... BROTA DE NUESTRO CORAZON COMO UN TORRENTE DE LUZ...

CUANDO CRISTO ESTA EN NUESTRO CORAZON PODREMOS  DAR  VERDADERO  TESTIMONIO  DE AQUEL QUE NOS  HA LLAMADO PARA  SERVIRLE.
CUANDO  LO ENCUENTRES,  NO DEJES QUE ESA  LUZ  SE  EXTINGA,  ALUMBRA   Y DEJA QUE ESE   TORRENTE  DE   AGUA  VIVA  HAGA  FLORECER  LA PAZ  Y EL AMOR.